EFEGuayaquil (Ecuador)

El uruguayo Tabaré Silva, entrenador del club ecuatoriano Deportivo Cuenca, dijo este domingo que ojalá todos volvamos mejores, aprendiendo de todo esto, de la pandemia del coronavirus que ha desatado una crisis en el mundo.

"Ojalá que volvamos mejores. Ojalá que volvamos aprendiendo de esto, pero veo que se está despertando en mucha gente el lado solidario, que es fundamental", señaló Silva a Efe.

"Esto nos sirve para estar más cerca de la familia y de la gente. Aveces tomamos problemas cotidianos con muchísima trascendencia del que realmente tiene. Creo que las grandes potencias también tendrán un aprendizaje para preocuparse más por su gente que por otras cosas", expresó.

Desde el plano personal, el técnico uruguayo dijo que este encierro le está sirviendo para leer mucho, para ver algunas cosas, para "saber que los afectos son mucho más importantes que lo material", y para "tratar de fortalecerse de la cabeza", que es fundamental.

Silva tomó como una ventaja el hecho de vivir solo en la ciudad ecuatoriana de Cuenca, aunque reconoció que la situación es "dura, es grave, complicada".

"Tengo la ventaja de poderme quedar aquí y cocinar mis alimentos, pero también pensar en otra gente que tiene que salir a trabajar para poder comer, que la está pasando muy duro. Queda cumplir las disposiciones, que esto va a llevar un tiempo, pero va a pasar, pero depende muchísimo de cada uno de nosotros", expresó.

'Taba', como también le dicen a Silva, vive solo desde el año pasado en Cuenca, piensa en su familia, en los amigos de Uruguay, "pues allá la pandemia se esta disparando como sucede acá".

"Con mi cuerpo técnico hablamos todos los días y el fin de semana planificamos otras cosas en la medida de lo posible, también mantengo contacto con otros extranjeros en Ecuador, con gente amiga de Chile, de Italia, para saber cómo van encarando todo esto", contó.

Dijo que en Cuenca están tratando bastante bien el caso, que existe un buen control, que hasta el momento son pocos los casos de contagio y que los directivos del cuadro cuencano hacen esfuerzos importantes para cumplir con el cuerpo técnico y los deportistas.

"Los jugadores trabajan todos los días en sus casas, de acuerdo con las posibilidades disponibles para cada uno, también se lleva el control de la nutrición. Conversamos en forma constante con ellos, les pedimos que se cuiden y cuiden de su familia", aseveró.

"El encierro no es fácil, hay momentos en los que se está bien y en otros no tanto, pero no hay otra solución, hay que tratar de pasar de la mejor forma con la familia y saber que no se tiene otra opción que quedarse en la casa y en ese sentido hemos hablado con los muchachos", remarcó Silva.