EFEMontevideo/Tokio

El presidente de la Unión de Rugby del Uruguay (URU), Pablo Ferrari, dijo a Efe este jueves que la asociación lamenta y pide disculpas al pueblo japonés por el altercado del que, según testigos, participaron integrantes de su delegación una vez finalizada para ellos la competición en Japón.

Ferrari sostuvo que la URU lamenta lo ocurrido, si bien cree que "las investigaciones por ahora siguen confusas", en concordancia con lo expresado por la World Rugby, que presentó sus disculpas en nombre de la organización del torneo.

"Nosotros atentos a las versiones, sin perjuicio de que todavía no tenemos las circunstancias que nos ameriten las responsabilidades, lamentamos la situación y estamos pidiendo disculpas al pueblo japonés. Nos hemos comportado durante todo el Mundial muy bien, así que ellos van a entender", manifestó.

La policía de la ciudad japonesa de Kumamoto ha abierto una investigación sobre un altercado en un bar en el que, según testigos, participaron integrantes de la delegación de rugby de Uruguay que estuvo hasta hace días en Japón para el Mundial que se disputa en este país hasta el 2 de noviembre, informó hoy una fuente oficial.

Según dijo a Efe el portavoz de la policía de la ciudad de Kumamoto, Kenji Kawazu, los hechos se registraron en la madrugada del pasado lunes, horas después de que Uruguay jugara en esa localidad del suroeste de Japón, el último partido de la primera fase del torneo, contra Gales, que derrotó a los Teros por 35-13.

De acuerdo con la fuente, la policía de Kumamoto recibió una llamada poco antes de las 5.00 hora local (20.00 GMT del domingo) en la que se informaba de daños sufridos en un local a causa de un alboroto, pero cuando los agentes llegaron al lugar ya estaba cerrado y en su interior sólo había un grupo de empleados.

A partir de las primeras investigaciones, la policía de Kumamoto interrogó a dos personas, uno de ellos jugador de Los Teros y otra persona también uruguaya, que fueron vinculados por los responsables del local como supuestamente relacionados con el altercado, pero su identidad se mantiene en reserva por las autoridades.

Una de las personas interrogadas reconoció ante la policía, después de ver un vídeo, que había empujado a un empleado del local y la otra admitió haber derramado un líquido, aparentemente una bebida alcohólica, en una máquina de DJ.

La persona que recibió el empujón, según la misma fuente, sufrió daños leves.

La policía de Kumamoto tiene abierta una investigación de los hechos, aunque en principio considera que es un caso leve y no ha podido confirmar directamente cómo se produjeron los daños en el local.

Por su parte, un portavoz de World Rugby dijo a Efe que la organización deportiva "está al tanto del presunto incidente" y que este "supuesto tema es decepcionante y claramente no se corresponde con el espíritu familiar del torneo".