EFERío de Janeiro

El Campeonato Brasileño perdió hoy a su jugador más veterano, el laureado internacional Zé Roberto, que a sus 43 años demostró tener la frescura de un canterano.

En los últimos meses, la edad le ha permitido a Zé Roberto batir varios récords: ser el jugador de más edad en el Campeonato Brasileño desde que pasó a disputarse con puntos corridos en 2003, el más veterano en jugar en el Palmeiras y el brasileño más viejo en jugar la Copa Libertadores.

Precisamente en la máxima competición continental, es el segundo jugador con más edad que ha jugado el torneo, apenas superado por el peruano Vicente Villanueva, que en la década de 1960 jugó con 43 años y diez meses con el Sporting Cristal. El brasileño se convirtió este año en el jugador más viejo en marcar en Libertadores.

En Brasil, Zé Roberto se convirtió el año pasado en el jugador de campo de más edad en marcar un gol en la Serie A, superando a Romário, que tenía el récord desde 2007 con 41 años y cuatro meses. El récord absoluto lo tiene el portero Rogério Ceni, que marcó con el Sao Paulo en 2015 con 42 años y 6 meses de edad.

El anuncio de la retirada hecho por Zé Roberto la semana pasada sorprendió a muchos por el buen estado de forma que ha mostrado.

En el primer partido después de anunciar su retirada, el lunes en casa ante el Botafogo, Zé Roberto recibió un emotivo homenaje de su afición.

Este domingo iba a ser su último partido como profesional, pero no fue incluido en la lista para jugar en la Arena da Baixada de Curitiba frente al Atlético Paranaense, que acabó ganando por 3-0.

Atrás quedaron 23 años de carrera profesional en la que jugó en Brasil, España, Alemania y Catar, además de jugar en 84 con la selección brasileña, con la que jugó dos mundiales y ganó dos ediciones de la Copa América.

Nacido en Sao Paulo, el 6 de julio de 1974, Zé Roberto se dio a conocer en Portuguesa.

En 1994 debutó en el Campeonato Brasileño y en 1996 fue elegido mejor lateral izquierdo del torneo, lo que le valió el fichaje por el Real Madrid.

Pese a ganar la Liga española, el rendimiento de Zé Roberto en el club blanco fue inferior al esperado, por lo que en 1998 fue cedido al Flamengo, donde volvió a destacar, y convocado para el Mundial de ese año llamando la atención del fútbol europeo.

El Bayer Leverkusen apostó por él y esta vez, no defraudó. Jugó cuatro temporadas a un gran nivel que le valieron el fichaje por el Bayern de Múnich, en 2002.

En el club bávaro disputó cuatro temporadas, con tres dobletes Bundesliga y Copa alemana. En 2006, tras la llegada de Félix Magath al banquillo del Bayern, con el que no se entendió, pidió ser cedido al Santos para ganar el Campeonato Paulista en 2007 y llegar a las semifinales de la Copa Libertadores del mismo año.

Tras un año en el Santos, regresó al Bayern de Múnich, ya sin Magath, y logró un nuevo doblete. En 2009, y con 35 años, fichó por el Hamburgo, en el que jugó dos años y del que salió en 2011 al ofrecerle la directiva un año más de contrato para renovar.

Después de convertirse en el extranjero con más partidos de la Bundesliga, registro superado posteriormente por el peruano Claudio Pizarro, Zé Roberto se fue un año al Al-Gharafa catarí, antes de regresar a Brasil para jugar en el Gremio, a los 38 años.

Hizo parte del once ideal del Campeonato Brasileño de 2014 y un año después fichó por el Palmeiras, en el que se convirtió en capitán, referencia para sus compañeros y un ídolo para la afición.

Campeón de la Copa do Brasil de 2015, fue uno de los artífices de la Liga de 2016, que considera el más importante de su carrera.

"Sé que sorprende a muchas personas, pero una conquista de estas tiene una gran importancia, porque conseguir un título con estos años es diferente, no lo gana cualquiera", explicó recientemente.

Zé Roberto anunció esta semana que aceptó una oferta del club paulista para pasar a ser asesor técnico en 2018.

Pau Ramírez