EFEPorto Alegre (Brasil)

El Gremio se impuso este martes por 2-0 a la Universidad Católica; tiene su clasificación a octavos de la Libertadores prácticamente garantizada y dejó al conjunto chileno en el último lugar del Grupo E y al borde de la eliminación.

El club tricolor de Porto Alegre, que asumió provisionalmente el primer lugar del Grupo E, puede garantizar su pase a la próxima fase este mismo martes en caso de que el Internacional, su tradicional rival de patio, derrote al América colombiano o consiga un empate en Cali.

Los goles de Pepé y del improvisado zaguero Rodrigues le permitieron al Gremio sumar 10 puntos en 5 partidos, por lo que, en caso de que el Inter no lo ayude, tan sólo necesitará de un empate en su último partido para garantizar la clasificación.

La Católica, en cambio, tan sólo seguirá viva si el América vence al Internacional, pero aún así necesitará golear en su último partido y una combinación de resultados para avanzar a octavos.

El tricolor, que la semana pasada se impuso al Internacional en la casa de su rival por la mínima, no sólo revirtió la derrota por 2-0 que encajó en su visita a la Universidad Católica sino que puso fin a una secuencia de cinco partidos sin ganar en su casa, el estadio Arena do Gremio, algo inédito en su historia.

Gremio se impuso pese a un irregular primer tiempo y a que el técnico Renato Gaúcho tuvo que improvisar un equipo por la gran cantidad de bajas, a las que se sumaron a última hora sus zagueros titulares, Pedro Geromel y Walter Kannemann, que dieron positivo por COVID-19 pocas horas antes del encuentro.

Ya en el partido, el Gremio fue el primero a intentar con un disparo de Cortes que pasó por encima del arco y un minuto después el portero Vanderlei tuvo que lucirse para impedir que Aued, con una volea tras un tiro de esquina, abriera el marcador para la Católica.

Después del susto, los de Porto Alegre pasaron a controlar más el balón y casi abrieron el marcador.

Pese a la reacción del Gremio, los chilenos protagonizaron algunos ataques, pero siempre encontraron bien parado al lateral colombiano Luis Manuel Orejuela, uno de los protagonistas del primer tiempo.

El colombiano llegó a salir al ataque y, tras una jugada solitaria por la izquierda, por poco sorprende al portero Dituro.

Los tiros de esquina cobrados por la Católica se convirtieron en un dolor de cabeza permanente para el Gremio.

Los dirigidos por Renato Gaúcho regresaron para la segunda parte dispuestos a revertir el dominio chileno y tan sólo necesitaron de dos minutos para que Pepé abriera el marcador tras recibir una asistencia de Diego Souza.

Pepé se convirtió en la alternativa de gol debido a que Souza, artillero en la temporada con 11 dianas, no anota hace cuatro partidos y aún no marca el primero en la Libertadores.

El mismo Pepé, que sustituyó en el Gremio al goleador Everton 'Cebolinha', por poco amplía el marcador cinco minutos después pero pateó por encima del arco tras recibir solo dentro del área.

La Católica se lanzó al ataque con jugadas principalmente de Fuenzalida y Pinares, que encontraron muy bien parada a la improvisada pareja de zagueros del Gremio.

Pero dejaron espacio para los contragolpes del Gremio, en uno de los cuales, en el minuto 63, el zaguero Rodrigues, que ya le había dado un susto a Dituro, remató un pase que recibió de Alisson y anotó el segundo del Gremio.

- Ficha técnica:

2. Gremio: Vanderlei; Luis Manuel Orejuela, David Braz, Rodrigues (Ruan, m.81), Bruno Cortes; Matheus Henrique, Darlán, Robinho (Thaciano, m.67), Alisson (Lucas Araújo, m.90); Pepé (Ferreira, m.80) y Diego Souza (Luiz Fernando, m.90).

Técnico: Renato Gaúcho.

0. U. Católica: Matías Dituro; José Pedro Fuenzalida, Germán Lanaro, Valber Huerta, Raimundo Rebolledo; Luciano Aued, Ignacio Saavedra, César Pinares, Gastón Lezcano; Fernando Zampedri y Edson Puch.

Técnico: Ariel Holan.

Goles: 1-0, m.47: Pepé. 2-0, m.63: Rodrigues.

Árbitro: el argentino Facundo Tello amonestó a Orejuela, Fuenzalida, Aued, Robinho y Rebolledo.

Incidencias: partido de la quinta jornada del Grupo E de la Copa Libertadores jugado sin público en el estadio Arena do Gremio de Porto Alegre.