EFETokio

Argentina perdió hoy ante Francia por 23-21 en el primer partido que disputan del Mundial de Japón, en un partido con gran emoción en el segundo tiempo, pero que coloca a Los Pumas en una situación muy difícil para poder pasar a cuartos de final.

Los Pumas no tuvieron suerte en el primer tiempo, que terminó con ventaja gala por 20-3, pero Argentina se repuso con fuerza en el segundo tiempo, y a pesar de que llegó a estar por delante de Francia en el marcador, terminó perdiendo.

Los Bleus dejaron claro en el principio su superioridad, después de las dudas iniciales, con un muro defensivo que le costó a Argentina encontrar huecos para perforar las defensas.

El partido había comenzado mal para los argentinos, ya que en el minuto 13 el apertura rioplatense Nicolás Sánchez falló un penalti, pero lo intentó de nuevo con otro penalti un minuto después, cerca de la línea de 5 metros, y esta vez sí tuvo éxito, inaugurando el marcador con un 0-3 (m. 14).

Tardó 3 minutos Francia en lograr su primer ensayo, en una jugada por la izquierda que le permitió anotar a Gael Fickou, que con la posterior conversión del apertura Romain Ntamack colocó el marcador en 7-3 (m. 17).

El segundo ensayo de los galos llegó en el minuto 21, gracias a Antoine Dupont, con posterior conversión (14-3), después de que Francia acelerara su juego, especialmente al salir de su área de defensa.

Un penalti a favor de Francia le permitió a Ntamack anotar otra vez para su equipo (17-3), y en el último minuto de la primera parte volvió a ocurrir lo mismo, y le volvió tocar a Ntamack marcar los tres puntos, para dejar el marcador en 20-3 antes de ir al segundo tiempo.

Hasta entonces, Los Pumas había desarrollado un juego pobre y perdido muchas ocasiones, pero el equipo que regresó a la cancha después del descanso fue totalmente distinto.

Se notó en el primer minuto del segundo tiempo, cuando Guido Petti Pagadizával, después de un saque de lateral y arrastrado en el maule, anotó el primer ensayo para su equipo, que supo aprovechar Nico Sánchez en la conversión (20-10, m. 41).

En el minuto 53 hubo otra jugada muy parecida, y fue el turno de Julián Montoya para anotar, pero en esta ocasión el apertura argentino falló, por lo que el marcador quedó en 20-15.

Volvió a anotar Argentina en el minuto 60, gracias a un penalti que marcó Benjamín Urdapilleta (20-18), poco después de que entrara a reemplazar a Nico Sanchez.

Y por primera vez en el partido Argentina se puso por delante en el marcador (20-21) gracias a otro penalti que Urdapilleta se encargó de convertir. Es decir, si Argentina había cerrado el primer tiempo con una diferencia en contra de 17 puntos, Francia estaba casi nula en el terreno de juego.

Pero los galos no querían perder este partido clave, y en una jugada que sorprendió a Argentina, Camille Lopez marcó tres puntos para su equipo con un dropgol (23-21) que cayó como un jarro de agua fría para Los Pumas (m. 69).

Ya para entonces, Argentina era prácticamente el único equipo que estaba demostrando algo en el campo, con una Francia despistada, aunque ganando todavía, pero con un empuje de Los Pumas que no se había visto para nada en el primer tiempo.

Con ello, el juego aumentó la emoción en los últimos minutos, con Argentina una y otra vez empujando con fuerza para conseguir remontar el marcador.

Un último intento de los Pumas, en el minuto 79, mediante un saque de penalti que se encargó el fullback Emiliano Boffelli de disparar, en una jugada arriesgada desde cerca de la línea del medio campo, no tuvo éxito, y el partido llegó al final.

El encuentro, en el estado Tokio, en el oeste de la capital, deja a Argentina en una difícil posición, y a Francia cómoda para conseguir el segundo puesto de su grupo, en el que Inglaterra es el favorito.

Argentina debe enfrentarse ahora a los dos equipos más flojos del grupo, Tonga y Estados Unidos, y aunque gane frente a esos conjuntos dependerá de lo que haga Francia, y además del encuentro que dispute con los ingleses.