EFEMadrid

La reconocida activista brasileña Paloma Costa lleva tres días entre pabellones de la Cumbre del Clima en Madrid, entrando y saliendo de reuniones, y organizando con el resto de su delegación para elevar la voz de la sociedad civil que, según lamenta en una entrevista con Efe, no está apenas presente en esta cita.

"Me está molestando un poco, hasta en el Climate Action Summit de Nueva York, que era para llamar a los países a tener más ambición, había mucha gente, creo que este evento está un poco vacío en realidad, quizá por el cambio de sede mucha gente no ha podido venir, principalmente las personas de la sociedad civil", se queja esta activista de la organización "Engajamundo".