EFESan Juan

El cantante puertorriqueño Ricky Martin, quien arranca el 7 de febrero en su tierra natal su nueva gira de conciertos "Movimiento Tour", dijo este martes a Efe que encaramarse a un escenario es como "un vicio" y que esa oportunidad la aprovecha para desahogarse de los disgustos que le preocupan.

"Cuando tienes doscientas, trescientas o cuarenta mil personas frente a ti sintiendo tus emociones, y con un micrófono diciendo 'venga, con las manos arriba', y ves a esas personas subiendo las manos y haciendo lo que tú quieres, pues claro que es un vicio", resaltó.

"Es como un poder que solamente el escenario me lo da. Aprovecho ese poder que me da la música para hablar de cosas que me preocupan, como la igualad, de los derechos humanos y también por supuesto de lo que es importante lo que es la fiesta, el amor", añadió el artista.

Enrique Martin, nombre verdadero del llamado "astro boricua", ofrecerá tres conciertos en el Coliseo de Puerto Rico el 7, 8 y 9 de febrero próximos para arrancar su nueva gira mundial, "Movimiento Tour".

"Es un amuleto de la suerte" iniciar sus giras en Puerto Rico, dijo, al añadir: "allí presento mi música, mi legado, presento lo que fue, lo que está pasando ahora, lo que me gustaría que pasara".

Esta es la primera gira de Martin en más de cuatro años, en cuyo tiempo se dedicó a grabar la serie de televisión "The Assassination of Gianni Versace: American Crime Story", luego estuvo como residente en Las Vegas (EE.UU.) ofreciendo las presentaciones de "All in" y después se dedicó a su familia, compuesta por su esposo, el pintor Jwan Yosef, y sus cuatro hijos, Matteo, Valentino, Lucia y Renn.

Tras sus tres presentaciones en Puerto Rico, Martin llevará su gira el 21 de febrero a Barranquilla (Colombia) y después el 23 de febrero al Festival de Viña del Mar (Chile), al cual regresará después de seis años. Luego proseguirá en Argentina, Uruguay y México.

"No lo puedo evitar. Empezamos en Puerto Rico, nos vamos por toda Latinoamérica, y en verano para Europa. Quiero ir a Australia, quiero ir a Asia. Hay mucho trabajo. Obviamente Canadá y Estados Unidos, no hay duda. Son cosas bien especiales. No me puedo quejar", destacó.

"Es mucho trabajo, pero sobre todo alegría. Todas las noches vendrán veinte mil, treinta mil personas a cantar y pasarla bien, a recordar viejos tiempos, a entrar en un estado romántico con algo súper acústico que tengo preparado. Estoy feliz", puntualizó el artista de 48 años.

Esta gira, de igual forma, llega también después de que el intérprete de éxitos como "María", "Livin' la vida loca", "Bella" o "Asignatura pendiente" lanzara los temas "Cántalo" y "Tiburones", los primeros dos sencillos de los que sería su próximo álbum, el cual aún no tiene fecha de publicación ni nombre.

En "Cántalo" aparecen el rapero Residente y el trapero Bad Bunny, con quienes Ricky Martin lideró un par de manifestaciones en el verano de 2019 para pedir la renuncia al entonces gobernador de Puerto Rico Ricardo Rosselló por su participación en un chat junto a su equipo de trabajo.

Allí los funcionarios se mofaron de diversos grupos, entre ellos, la comunidad gay, a la que Martin pertenece.

"Tiburones", escrita por el mexicano Pablo Preciado y el venezolano Oscar Hernández, incluye un vídeo -filmado en Puerto Rico y dirigido por el puertorriqueño Kacho López- que presenta a un grupo de jóvenes, liderado por una mujer, simulando un enfrentamiento con oficiales de seguridad, tal y como ocurrió en las protestas del verano del año pasado frente a La Fortaleza o sede del Ejecutivo.