EFEEl Cairo

Cada rincón del palacio donde residía el creador del Egipto moderno, Mohamed Ali Pasha (1769-1849), está recuperando su esplendor y 7 años después de que sus puertas cerraran al público por el deterioro el Gobierno egipcio espera que pueda volver a recibir visitas a partir de 2020.

En el norte del Cairo, en el barrio de Shubra se encuentra el Palacio de Mohamed Ali, el militar de origen albanés que llegó a esta nación árabe en la expedición militar otomana que expulsó del país a las tropas francesas de Napoleón en 1805 y es considerado padre del Egipto moderno.

Inspirado en el Palacio turco de Dolmabahçe situado en el estrecho del Bósforo y en el Palacio de Topkapi en el Mar de Mármara, el palacio fue construido entre 1808 y 1836.

Tuvo su época de esplendor pero en el año 2012 el deterioro forzó el cierre de sus puertas y seis años después comenzaron las obras para restaurarlo y devolverle el lustre de antaño.

Los turistas podrán visitar las instalaciones a partir de junio de 2020, explicó hoy a Efe el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa Waziri.

Las autoridades han invertido alrededor de 150 millones de libras egipcias (algo más de 9 millones dólares/8,1 millones de euros) para recuperar la residencia de Saraya, la torre de la noria hidráulica y la villa de la fuente, que conforman el palacio entre amplios jardines y una gran muralla que protege el lugar.

La villa de la fuente tiene un patio interior con un estanque de mármol ahora seco que recuperará el agua para que en su apertura luzca como en la época de Mohamed Alí.

En ese estanque, Alí solía remar en su barca, que se conserva y forma parte del acerbo patrimonial del lugar.

Esperan que el palacio tenga una buena acogida entre los turistas, "será una nueva atracción turística", augura Waziri.

A Mohamed Ali Pasha se le considera fundador de la última dinastía egipcia y del Egipto moderno.

Durante el mandato de sus primeros descendientes, la época de esplendor familiar, se construyeron obras públicas como el Canal de Suez, que causaron admiración en todo el mundo.

El Cairo se enriqueció por aquellos años con elegantes palacetes y edificios de estilo neo clásico, neo art deco y neo faraónico, que continúan siendo una de las imágenes de marca de la ciudad.