EFEAsunción

El club paraguayo Cerro Porteño cambió este sábado su estadio de la Nueva Olla por el polideportivo de la Secretaría Nacional de Deportes (SND), en Asunción, y otros centros de vacunación de todo el país, hasta donde sus hinchas trasladaron a grupos de embarazadas para recibir su dosis contra el coronavirus.

Los socios del equipo de Barrio Obrero respondieron así a la llamada de la directiva para unirse al Ministerio de Salud de Paraguay en el "Día E", fecha elegida para impulsar este sábado la vacunación masiva de embarazadas mayores de 18 años, con 20 semanas de gestación o más.

Desde el comienzo de la pandemia, el 'Club del Pueblo' se puso a disposición del Ministerio de Salud y en las últimas semanas volvió a reiterar su ofrecimiento, sin imaginar que las autoridades sanitarias les pedirían colaborar con el traslado de las embarazadas a los puntos de vacunación, como comentó este sábado a Efe el directivo Víctor Ibarrola.

"Nos citó la viceministra (Lida Sosa) y nos dijo que tenían la urgencia de poder vacunar a las embarazadas en tres días. La logística fue muy grande, pudimos contactar con socios, con cerristas del interior del país, de ciudades muy lejanas, y así lanzamos este apoyo del club", dijo a Efe en el Estadio de Cerro Porteño.

En menos de 72 horas, el departamento encargado tuvo que coordinar la inscripción de los hinchas con las llamadas para ofrecer transporte a unas 2.000 embarazadas de una lista proveída por el Ministerio de Salud.

Algunas ya tenían cómo desplazarse y otras agradecieron que un chófer cerrista estuviera disponible para acercarles el sábado a los vacunatorios.

Entre esos conductores, estaba el propio Ibarrola, que llevó en su coche a tres embarazadas desde sus casas hasta la Nueva Olla, el punto de encuentro para partir hasta la SND.

"Justo la casualidad, de las tres primeras en llegar, dos no son cerristas, pero las tres están esperando niñas y las tres están esperando cerristas en su vientre", bromeó el directivo del club con las embarazadas.

Entre ellas también intercambiaron comentarios futbolísticos y compartieron sus impresiones sobre sus embarazos y la vacunación, entre la experiencia de la que ya esperaba su cuarto hijo y el nerviosismo de las primerizas.

Natalia Jara cumplirá 40 semanas de gestación el próximo martes y gracias a la llamada de Cerro Porteño pudo acudir a vacunarse este sábado.

"No podía asistir al centro para poder vacunarme. Quiero dar muchas gracias a los que están haciendo esta organización porque no pensé que nos dieran esta oportunidad para poder vacunarnos", dijo a Efe antes de salir hacia el centro de vacunación.

PLANTEL DE MAMÁS

Cuando todas las convocadas estuvieron listas, dos minibuses llevaron a cerca de una veintena de embarazadas desde Barrio Obrero hasta la SND para recibir la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Algunas lucían con orgullo su mascarilla de Cerro Porteño mientras otras reían al recordar que casi salieron de su casa con el tapabocas de algún club rival.

Sin embargo, esta sábado no había diferencia entre equipos sino "una suma de esfuerzos para llegar a la mayo cantidad posible de mujeres embarazadas para proteger su vida y la vida que están gestando en su vientre", como expresó Ibarrola durante el trayecto.

Ya en la SND, las embarazadas completaron los formularios correspondientes con sus carpetas de documentos acreditativos, entre los que no faltaban las ecografías que mostraban ilusionadas.

Hecho el trámite, Dolly Ramírez, embarazada de 30 semanas, se desabrochó su chaqueta de Cerro Porteño y puso el brazo para recibir su primer dosis contra el coronavirus.

"Hay que vacunarse, porque lo primero es cuidarnos. Estoy tranquila", manifestó a Efe, ya vacunada.

Paraguay espera vacunar a unos 4,7 millones de los poco más de 7 millones que componen su población.

El país acumula 11.411 fallecidos, 403.392 contagios y 338.556 recuperados, desde marzo de 2020, cuando se detectó el primer caso de coronavirus.

Noelia F. Aceituno