EFERío de Janeiro

La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) rectificó sobre su decisión de prohibir un nuevo campeonato organizado por los clubes y hoy autorizó este torneo que celebró su primera jornada el miércoles.

La Primera Liga, torneo que aglutina a doce equipos de primera división, será considerado como una competición "amistosa" por la CBF en su primera edición.

El ente que rige el fútbol en Brasil se ofreció a colaborar con sus organismos técnicos para "oficializar" la Primera Liga a partir de 2017, según un comunicado.

La nueva liga, que comenzó este miércoles a pesar del veto de la CBF, cuenta con doce equipos divididos en tres grupos de cuatro y tiene previsto celebrar tres jornadas, seguidas de las correspondientes semifinales y una final a partido único.

El nuevo torneo creó polémica porque las federaciones estatales, que organizan los tradicionales campeonatos regionales, se han sentido amenazadas.

La Primera Liga coincide en fechas con los torneos regionales, que en los últimos años han perdido interés y han sido relegados por algunos clubes grandes por su escasa rentabilidad.