EFEMiami (EE.UU.)

Fiel a su misión de realzar el arte de América Latina, España y Portugal, la feria anual Pinta Miami, que este miércoles abre su sexta edición dentro de la Miami Art Week, también quiere salirse de la horma y sorprender a los visitantes, que se espera que este año sean al menos 50.000.

Más de 300 artistas y 60 galerías de Latinoamérica, España y Portugal muestran las corrientes y tendencias del arte actual en sus variantes mas diversas.

En este muestrario confluyen artistas emergentes o veteranos aún no conocidos con los más consagrados como el colombiano Fernando Botero, el argentino Julio Le Parc o el gran Joan Miró (1893-1983).

"Pinta siempre se ocupa de descubrir artistas jóvenes o destacar y dar espacio a los grandes artistas que a lo mejor ni han sido reconocidos todavía", dice a Efe el director de la feria, Diego Costa Peuser.

Con sede en el centro de convenciones Maná Wynwood, el barrio artístico de Miami y famoso por sus murales en la calle, Pinta se enmarca dentro de la Semana del Arte de Miami y desde sus inicios buscó ser la acompañante idónea de la feria Art Basel Miami Beach, el mascarón de proa del "atracón" de arte al que esta ciudad se entregará hasta el domingo próximo.

"Pinta tiene que ser una experiencia, no solo entrar a un lugar y encontrar arte" y por eso esta año va a mostrar propuestas interactivas y a la vez un espíritu "íntimo", que le provoque al visitante quedarse, ahondó el argentino Costa Peuser.

Una de las novedades de la sexta edición es el "Jardín de esculturas" salpicado de instalaciones artísticas y que estará abierto hasta las 11 de la noche.

Un ejemplo de obras interactivas es "7 alquimias virtuales", una colaboración de Julio y Juan Le Parc (padre e hijo), en la que a través de la realidad virtual el segundo adapta una serie de cuadros de su padre, el artista argentino de 90 años radicado en París y un referente del arte cinético, la abstracción y el arte pop.

El proyecto, que viene de exponerse en el Palais de Tokyo (París), permite sumergirse dentro de las obras.

Juan Le Parc destacó a Efe el aspecto "inmersivo" de la realidad virtual que posibilita estar "dentro del proceso de creación de la obra" y, en este caso, poder ser "un puntito en medio de tantos puntitos".

Otro de los proyectos especiales que Pinta exhibe en Miami es "Voyage Cinétique II", una colección de 45 vestidos del venezolano Oscar Carvallo y con joyas diseñadas por su compatriota Carlos Cruz-Diez, un "homenaje" a ambos creadores y un "toque diferenciador", como dijo Costa Peuser.

El director recordó que grandes instituciones artísticas como el MoMa de Nueva York han exhibido grandes muestras dedicadas a la moda o el diseño.

La feria, con trece ediciones en total, las seis últimas en Miami y las restantes en Nueva York, tiene una muy fuerte esencia latinoamericana, con galerías y artistas de una calidad "cada vez mejor", como apuntó Costa Peuser.

Veinticinco museos e instituciones de la talla de la Tate Gallery (Reino Unido) o el Reina Sofía (España) van a visitar esta feria.

Los pasillos de Pinta Miami dan cabida a una variedad de obras, como los cuadros de abstracciones geométricas elaborados por el costarricense José Vincench o un tejido del peruano Miguel Aguirre que recoge la experiencia de los venezolanos exiliados en su país.

Aguirre llega con la Galería del Paseo, con sede en Punta del Este (Uruguay) y Lima (Perú), con la que también viene la peruana Claudia Coca, que muestra trabajos que toman como punto de partida la piel del Otorongo, como se conoce al jaguar en los Andes, para abordar el mestizaje y el racismo en la nación latinoamericana.

A su vez, la sección "Countries" exhibe mayormente la obra de artistas jóvenes (nacidos después de 1980) de Argentina, Brasil, Ecuador, Colombia y España, este último país con una fuerte presencia este año.

La Galería Fernando Pradilla (Madrid) trae esculturas del colombiano Fernando Botero, mientras que la galería Imaginart (Barcelona) exhibe cuadros de Joan Miró y Julio Le Parc, nombres más conocidos por el público, como lo es el escultor uruguayo Pablo Atchugarry, a quien Pinta le rinde un homenaje y expone obras del maestro del blanco mármol estatuario de Carrara.

Al cabo de seis ediciones en Miami, la primera de ellas con unos 5.000 visitantes, Pinta espera mostrar este año la "solidez de su proyecto", como señaló Costa Peuser

"Pero me interesa la calidad de la gente, que realmente vea en la feria algo íntimo y se enamore del arte latinoamericano e iberoamericano", aseveró.

Lorenzo Castro E.