EFENueva Orleans (EE.UU.)

La NBA ya se encuentra en la recta final del Fin de Semana de las Estrellas, que ayer tuvo como protagonistas a los especialistas en mates, triples y habilidades.

El alero Glenn Robinson III, de los Pacers de Indiana, se coronó nuevo rey de los mates de la NBA gracias a la ayuda de su compañero Paul George, de la mascota de los Pacers y de una animadora del equipo.

Robinson saltó sobre los tres, tomando el balón de George al inicio de una jugada que terminó con un espectacular mate a dos manos cuando ya había superado el aro que le valió una puntuación perfecta -y el título- en su último intento.

El jugador de los Pacers se impuso a Derrick Jones Jr., de los Suns de Phoenix, que acusó su fallo en la ejecución del primero de sus dos mates en la ronda decisiva.

En la competición de triples, el escolta reserva de los Rockets de Houston Eric Gordon destronó a Klay Thompson, de los Warriors de Golden State.

Gordon encestó 21 en el desempate para superar al jugador de los Cavaliers de Cleveland, Kyrie Irving, ganador en 2013, que tuvo 18. Los dos terminaron la última ronda con 20 canastas, por lo que necesitaron lanzar 25 balones bolas que fueron los que decidieron el triunfo del jugador de los Rockets, que la pasada temporada estuvo con el equipo local de los Pelicans de Nueva Orleans.

Mientras que el ala-pívot letón Kristaps Porzingis, de los Knicks de Nueva York, ganó el concurso de habilidades.

Pero el gran centro de atención se mantuvo una jornada más en lo que hicieron Kevin Durant y Russell Westbrook.

Reunidos como integrantes del equipo de la Conferencia del Oeste en el Partido de las Estrellas de la NBA, los excompañeros de los Thunder de Oklahoma City -hasta que Durant fichó con Golden State el pasado verano- mostraron toda la normalidad del mundo en el entrenamiento que realizaron el sábado, previo al encuentro en el que volverán a estar juntos en el campo con el mismo equipo.

Como hicieron durante la rueda de prensa del viernes, ambos no quisieron hablar del asunto y se limitaron a decir que estaban listos para ayudar al equipo de la Conferencia Oeste a conseguir la victoria frente al del Este.

Entre quienes lo jugarán está el pívot español Marc Gasol, de los Grizzlies de Memphis, que será Estrella por tercera vez como profesional.

Mientras que el entrenador del equipo de la Conferencia Oeste, Steve Kerr, de los Warriors de Golden State, que tendrá a cuatro jugadores de su equipo entre el de las Estrellas, reiteró que todavía no tiene decidido al cinco inicial.

Kerr no adelantó como piensa manejar las rotaciones dentro del equipo y por lo tantos no dio ninguna pista si Durant y Westbrook van a estar juntos de titulares o en algún momento del partido.

"Lo único que me interesa es que nuestros jugadores disfruten el fin de semana", señaló Kerr. "Es un fin de semana agitado para todos ellos. Es un tremendo honor estar aquí. Quiero que todo el mundo esté a gusto y feliz. Este debe ser un momento para disfrutar. Y por eso no quiero que nadie esté incómodo".

Hasta ahora, a falta del Partido de las Estrellas, lo expresado por Kerr se ha cumplido por completo, ya que en Nueva Orleans se dan celebraciones y fiestas privadas de todo tipo, a la espera de un partido que tampoco tendrá ningún tipo de interés deportivo, aunque si el gran aliciente y posibilidad real de ver de nuevo como compañeros, en un mismo equipo, a Durant y Westbrook.