EFEMiami

El cantante cubano de reguetón Osmani García, conocido como "La Voz", grabó este viernes en una calle de la Pequeña Habana de Miami un videoclip para su nuevo tema, "KKnel", con unas 40 personas que manifestaron así su rechazo al presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

Para el video, García y los que atendieron a su convocatoria bailaron de manera improvisada al ritmo de la canción y con el acompañamiento de un grupo musical mientras gritaban consignas contra Díaz-Canel y la "dictadura" y pedían la libertad de los presos políticos.

En la mano llevaban rollos de papel higiénico con la foto del presidente cubano que "La voz" les entregaba mientras iban llegando al improvisado set de grabación, situado junto a un monumento a los caídos en la invasión de la bahía de Cochinos en 1961.

La canción contiene varios insultos a Díaz-Canel y el fallecido líder de la revolución cubana, Fidel Castro, y denuncia que "los niños no tienen qué comer en Cuba".

"Saben que tienen nuestro apoyo", dijo Osmani García ante las cámaras en un mensaje a los cubanos de la isla, en el que tuvo palabras para los artistas presos Maikel Castillo "El Osorbo", Luis Manuel Otero Alcántara y otros "amigos".

Según dijo, "los que nos escapamos debemos ser la voz de los que siguen en la isla pasando penalidades y sin libertad".

El cantante hizo mención al primer aniversario de las protestas antigubernamentales del 11 de julio en Cuba y dijo que ese día estará en Washington apoyando a quienes piden cambios en la isla.

Su objetivo con "KKnel" es que les sirva a los cubanos para reclamar "electricidad, comida y derechos humanos".

Antes de trasladarse a EE.UU., Osmani García Gonzalez tuvo varias controversias con las autoridades cubanas por las letras de sus canciones, como la de "Chupi Chupi", que fue catalogada como una "oda descarada al sexo oral" y fue denunciada como "degenerada".

En un comunicado sobre "KKnel" dijo que le dedica la canción a Díaz-Canel, al que calificó de "asesino", y aseguró que no se rendirá hasta que pueda ver que se respetan los derechos humanos en la isla.

"Mi gente cubana se merece tener comida, medicamentos y libertad de expresión, cosas básicas que debe tener cualquier ser humano", subrayó.