EFEMiami

La actriz mexicana Sandra Echeverría señaló que la buena respuesta en México a la nueva versión de "La usurpadora" ha sido "muy emocionante" y ha compensado que para esta producción hiciera una pausa en su carrera musical y "malabares" para compaginarla con su vida familiar.

"No podemos creer todavía el éxito que ha sido", dijo Echeverría a Efe en Miami, horas antes del estreno en Estados Unidos de la producción con la que Televisa y Univision comienzan el ciclo que en México han llamado "Fábrica de sueños" y en Estados Unidos "The Collection".

"Ha sido un verdadero 'shock'. Superemocionante", agregó la estrella, quien en la producción interpreta a las gemelas Paola y Paulina.

La primera, esposa y madre en la familia Bernal y que en esta versión incluye el rol de primera dama de México, crea un plan para escapar de su desdichada vida junto al mandatario del país al enterarse que es adoptada y que tiene una hermana gemela.

Este se basa en engañar a su hermana para que asuma su función como primera dama y luego asesinarla para simular su propia muerte y escapar con su amante.

"La usurpadora", también protagonizada por Arap Bethke y Andrés Palacios, fue vista el día de su estreno en México el pasado 3 de septiembre por casi cuatro millones de televidentes, superando a la competencia en un 147 %, según datos que maneja Televisa, y desde entonces se mantiene en el primer lugar.

"Había tenido proyectos anteriormente a los que le había ido muy bien, pero en esta magnitud nunca", indicó la actriz quien reconoce que el éxito de esta producción lo ha vivido de lejos, pues al terminar las grabaciones regresó a su casa en Los Ángeles (California).

"Ojalá en Estados Unidos nos vaya igual de bien", expresó sobre esta serie de 25 capítulos que se estrena este lunes en Estados Unidos y se negocia para los países latinoamericanos una distribución a través de una plataforma de "streaming".

La popularidad de "La usurpadora", un "remake" de la historia protagonizada en 1998 por Gaby Spanic y Fernando Colunga, que a su vez era una nueva versión de la historia original, ha provocado una serie de memes y caricaturas en las redes sociales, que sus protagonistas han encontrado divertidos.

Echeverría dijo que la responsabilidad de interpretar dos personajes tan intensos ("van a ver que en esta versión no hay ni buenos ni malos") la llevó a posponer el resto de sus actividades artísticas.

"Pareciera que estoy haciendo mil cosas, pero no tanto", dijo la artista, quien este año además de la serie publicó un disco de rancheras y está por estrenar la película "Las píldoras de mi novio", en la que comparte cartel con Jaime Camil.

"Del disco solo he podido hacer dos conciertos", admitió.

Resalta que la clave del balance es siempre crear espacio para estar en familia y por eso se mudó con su marido, el cantante y músico Leonardo de Lozanne, y el hijo de ambos de 4 años a Ciudad de México mientras se realizaban las grabaciones, tras lo cual se tomó un descanso.

"Mis agentes querían ponerme a hacer audiciones, pero les dije no, necesito un 'break', necesito estar con mi hijo, con mi familia, ir a recogerlo al colegio, todas esas cosas que las mamás hacen y que yo necesito hacer", indicó.

Luego, habrá espacio para seguir promoviendo "Instinto" su disco de rancheras, dijo.

Alicia Civita