EFEMedellín (Colombia)

Adaptación digital, crear alianzas y explorar nuevas formas de relacionamiento hacen parte de una estrategia diseñada para que los empresarios afronten los desafíos que traen las nuevas restricciones impuestas en Colombia por el tercer pico de la pandemia de covid-19.

Esta iniciativa promovida por Interactuar, corporación que apoya la creación de microempresas en más de 200 municipios del país y que atiende a más 55.000 empresarios, propone recomendaciones para evitar el cierre de empresas.

"En estos ambientes que siguen muy volátiles y con mucha incertidumbre hay que tener una mentalidad fuerte, liderazgo y confianza. No bajar los brazos. Los empresarios deben revisar de nuevo varios aspectos y mirar cómo innovar", dijo a Efe la directora de transformación empresarial de Interactuar, Andrea Zuluaga.

Ante el regreso de los confinamientos en varias ciudades por el aumento en los contagios, la experta indicó que la intención es enviar un "mensaje de ayuda" a la microempresa con algunos consejos e incentivar el consumo local.

Sugirió "mapear beneficios" que ofrecen tanto entidades públicas como privadas, y una vez detectados aprovechar esa oferta de ayudas que pueden ir desde capacitaciones y exposición hasta auxilios económicos y créditos.

ABRIRSE A LA ADAPTACIÓN DIGITAL

Bajo estas nuevas condiciones, la tecnología juega un papel fundamental para que los emprendimientos puedan seguir prestando sus servicios o comercializando sus productos.

"No es un capricho, es una necesidad definitiva trabajar en una alfabetización digital", afirmó Zuluaga, quien destacó la importancia de utilizar canales de comercio electrónico y frentes digitales para impulsar las ventas.

Invitó a optimizar el uso de plataformas de comunicación gratuitas como WhatsApp, que sirve para "algo más que chatear" al permitir "otras formas de hacer negocios, de publicar información, de hacer envíos y de darse a conocer".

Interactuar desarrolló durante la pandemia una "ruta digital" para capacitar desde pequeños hasta grandes empresarios con el objetivo de prepararlos para responder al mercado y sortear los periodos de incertidumbre por las restricciones.

Asimismo, ha promovido conceptos como el "emprendiendo de emergencia" y el "autoempleo" para la población cesante del país.

NUEVAS FORMAS DE RELACIONAMIENTO

La covid-19 puso en evidencia en las empresas la necesidad de transformar su manera de relacionarse con clientes, proveedores y empleados, entre otros actores.

Las expectativas del mercado muestran que los clientes seguirán evolucionando y obligan a diseñar fórmulas para llegarles de una manera dinámica e innovadora.

"Los consumidores se volvieron cada vez más exigentes", comentó Zuluaga, y subrayó que por la emergencia sanitaria "muchos tienen miedo a salir de casa".

Por ello, las empresas deben hallar otras vías para establecer una relación "cercana y de empatía", pese a los toques de queda y cierres impuestos por el coronavirus.

ALIANZAS Y TRABAJO EN EQUIPO

Hacer parte de comunidades de emprendedores para apoyarse e intercambiar información es otra recomendación para sobrellevar la situación.

La directiva indicó que estas redes de colaboración se convierten en una fuerza productiva que en momentos de crisis dice a sus integrantes: "No están solos".

"Tenemos casos de empresarios que se vincularon y armaron kits o anchetas para que un producto arrastre al otro", contó.

En esa misma línea de la unión hace la fuerza, la experta enfatizó en la necesidad de promover una "gestión de cambio" al interior de las empresas, enfocada en transformar la cultura en los equipo de trabajo para ir "juntos de la mano" en la construcción de ideas y en la aplicación de ajustes por las nuevas condiciones.