EFEBuenos Aires

Argentina logró en el primer semestre del año mejorar su resultado fiscal primario, uno de los compromisos asumidos ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), a la espera de que el organismo multilateral apruebe este viernes un nuevo tramo de asistencia financiera al país suramericano.

El ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, anunció este viernes en rueda de prensa que en la primera mitad del año el país logró un superávit primario de 30.221 millones de pesos (707,7 millones de dólares), equivalente al 0,1 % del PBI.

Dujovne destacó que Argentina no lograba un primer semestre con superávit en sus cuentas públicas desde 2011.

El resultado contrasta con el déficit primario de 105.825 millones de pesos (2.478,3 millones de dólares) que se había registrado en el primer semestre de 2018.

Esta mejora se produjo a partir de que entre enero y junio pasado, los ingresos crecieron un 48,2 % en términos interanuales, 14 puntos porcentuales más que los gastos primarios (33,8 %).

En tanto, el resultado financiero, que incluye el pago de los intereses de la deuda, fue en el primer semestre de un déficit de 287.202 millones de pesos (6.726 millones de dólares), equivalente al 1,3 % del PBI.

Dujovne resaltó que el cumplimiento de las metas fiscales en el primer semestre es importante además con base a los compromisos acordados el año pasado con el FMI en medio de una crisis cambiaria que se contagió a todos los sectores de la economía.

En ese pacto de asistencia financiera a tres años, por un total de 57.300 millones de dólares, Argentina se comprometió a alcanzar en 2019 el equilibrio fiscal primario, desde un déficit en 2018 equivalente al 2,4 % del PIB.

"Estamos convergiendo a cerrar el año con equilibrio primario", aseguro Dujovne, quien dijo que el acuerdo con el Fondo da un margen para llegar a tener hasta un déficit primario del 0,5 % del PBI.

Para el 2020, el compromiso es lograr un superávit primario equivalente al 1 % del PIB.

En el marco de este acuerdo, Argentina espera que el Directorio Ejecutivo del Fondo conceda este viernes su aprobación final a un desembolso por 5.400 millones de dólares correspondiente al paquete de ayuda financiera acordado el año pasado.

Tras haberse cumplido con la meta fiscal del primer semestre, el FMI elevó la pauta para el tercer trimestre, a un superávit primario de 70.000 millones de pesos (1.640 millones de dólares).

Dujovne precisó que en el primer semestre los desembolsos del FMI ascendieron a 18.400 millones de dólares, que Argentina aplicó mayormente a cancelar compromisos de deuda.

En este sentido, dijo que no hay mayor nivel de deuda sino un "reemplazo" de deuda con acreedores privados por deuda con un organismo financiero a una tasa más baja, lo cual "mejora la sustentabilidad de la deuda".

"Argentina necesita seguir consolidando sus cuentas públicas", resaltó el ministro, quien aseguró que "la economía empieza lentamente a recuperarse".

De acuerdo a datos oficiales, el PIB de Argentina cayó el año pasado un 2,5 % y en los primeros cuatro meses de este año la actividad económica acumuló un descenso interanual del 4,6 %, una recesión que complica las aspiraciones del presidente Mauricio Macri de cara a las primarias de agosto y las generales de octubre, en las que buscará su reelección.

"Sabemos que este año es especial y tenemos que garantizar la consistencia del programa a lo largo del año. Cuanto mejores resultados tengamos, pensamos que más sencillo va a ser sostener este círculo virtuoso que se empieza a producir de confianza, de baja del riesgo país, de estabilidad, de desaceleración de la inflación", dijo Dujovne.

"Y esperamos que los argentinos nos acompañamos y en agosto tener un buen resultado en las primarias que auguren una victoria de Macri en octubre", agregó.