EFEBuenos Aires

El Gobierno de Argentina dijo este jueves que planea reanudar la semana próxima las exportaciones de carne vacuna, cerradas desde hace casi un mes como medida para intentar frenar los precios de los cortes de res en el mercado doméstico.

"Con un nuevo esquema de reglas de juego que estamos terminando de ajustar, la idea es poder -la semana que viene- retomar el camino de la exportación", indicó el ministro de Desarrollo Productivo argentino, Matías Kulfas, en declaraciones radiales.

Kulfas aseguró que hay negociaciones con el sector, pero aclaró que los envíos al exterior se harán con un esquema que garantice un mayor volumen de carne en el mercado doméstico.

El cierre de exportaciones rige desde el 20 de mayo, por el plazo de un mes, y excluye a un 20 % de los envíos que corresponden a operaciones vinculadas a cuotas de exportación (como la cuota Hilton con destino a la Unión Europea) y los acuerdos bajo preferencias arancelarias.

Al momento de adoptar esta resolución, el Gobierno alegó que la medida buscaba frenar el precio de la carne que, en mayo pasado, según datos oficiales, registró un alza interanual del 72,9 %, muy por encima de la variación general de precios, del 48,8 %.

El cierre de exportaciones fue rechazado por los productores agropecuarios que, como medida de protesta, durante cerca de dos semanas no enviaron ganado en pie al mayor mercado ganadero de Argentina.

AUMENTAR LA PRODUCCIÓN

El país suramericano es uno de los mayores consumidores mundiales de carne vacuna por habitante, con 45 kilos anuales. A su vez, es el quinto productor y el cuarto exportador mundial de carne vacuna.

Argentina envía al exterior un 30 % de su producción, con exportaciones que en 2020 totalizaron 2.719,4 millones de dólares, motorizadas por la demanda de China, que acapara 3 de cada 4 toneladas de las colocaciones argentinas.

Kulfas indicó este jueves que Argentina necesita aumentar su actual nivel de producción de 3 millones de toneladas anuales de carne vacuna, para ir a 5 millones de toneladas, el "gran objetivo" de un plan de desarrollo ganadero que el Gobierno planea presentar en breve

"En ese caso podríamos garantizar 3 millones de toneladas para el mercado interno y, al mismo tiempo, tener 2 millones de toneladas para exportar, lo que equivale al doble de las exportaciones de 2020", explicó.

De acuerdo con los datos más recientes del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, Argentina tenía en abril último un rodeo vacuno de 53,8 millones de cabezas, tras alcanzar las 55 millones de cabezas hace dos años.

IMPACTO DEL CIERRE

Pese al cierre de exportaciones, el precio de los cortes de carne bovina en el mercado doméstico aumentó en mayo un 4,4 % promedio, según datos oficiales, y un 5,9 %, de acuerdo a cálculos de consultores privados, que, de todos modos, aclaran que la medida entró en vigencia en el último tercio del mes.

En tanto, según un reciente informe de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de Argentina, durante mayo el precio al público de la carne subió 6,1 % respecto del mes anterior.

La entidad empresarial advirtió que el cierre de exportaciones no solo no logró el objetivo buscado, sino que además produjo pérdida de horas trabajadas, básicamente en la industria exportadora, dado que la mayoría de los establecimientos anticiparon vacaciones, suspendieron personal o dieron por terminados contratos temporales en un sector que emplea a 422.300 personas en forma directa.

En tanto, según el informe, el impacto sobre la faena fue "moderado": en mayo se faenaron 964.000 cabezas, un 10 % menos que en abril.