EFESídney (Australia)

El Gobierno de Australia anunció este lunes una nueva inversión en la industria del hidrógeno para impulsar las energías limpias, en medio de las críticas por su negativa a un compromiso claro para lograr las emisiones neutras de cara a la cumbre mundial del clima en noviembre.

El Ejecutivo de Camberra destinó 150 millones de dólares australianos (109 millones de dólares o 92,6 millones de euros) en dos instalaciones, aún por determinar, como parte del programa de los Centros Industriales de Hidrógeno Limpia que busca convertir a Australia en líder mundial en la exportación de este combustible para el 2030.

Este monto se suma al ambicioso programa de inversiones de más de 1.200 millones de dólares australianos (868 millones de dólares o 741 millones de euros) en la industria del hidrógeno, que también contempla fondos para el desarrollo de proyectos que permitan producir este combustible a bajo coste.

"Esto es bueno para el empleo, bueno para nuestro medio ambiente y contribuye a nuestro esfuerzo global para reducir las emisiones a través de la tecnología y no de los impuestos", recalcó el primer ministro australiano, Scott Morrison, en un comunicado junto al el titular de Energía y reducción de Emisiones, Angus Taylor.

El Gobierno calcula que la industria del hidrógeno podría suponer hasta 11.000 millones de dólares australianos (7.954 millones de dólares o 6.789 millones de euros) de ingresos para su economía en unos 30 años y la creación de 8.000 empleos, según su comunicado.

Las políticas de Australia, el mayor exportador de carbón del mundo, en lo que se refiere a la transición de energías limpias estarán bajo la lupa durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2021 (COP26) que se realizará en noviembre en la ciudad escocesa de Glasgow.

El Gobierno de Morrison, que tiene a varios defensores de los combustibles fósiles, se ha comprometido a reducir las emisiones hasta en un 26 por ciento, en relación a los niveles de emisiones de 2005, pero se niega a adoptar un objetivo claro para alcanzar las emisiones neutrales.

La Unión Europea y países como Argentina, China, Chile, Colombia, Corea del Sur, Canadá, Japón, Nueva Zelanda, Panamá y Reino Unido se han comprometido a alcanzar cero emisiones contaminantes en 2050, algo que también ha prometido el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

El mandatario australiano partió este lunes a Washington para participar esta semana en una reunión del QUAD, la alianza informal que une a Estados Unidos, India, Japón y Australia, en la que se abordará asuntos como la seguridad en la región del Indopacífico, la pandemia de la covid-19 y el cambio climático.