EFELa Habana

Ricardo Cabrisas, viceprimer ministro de Cuba y principal negociador de su deuda externa, se reunió en Francia con Emmanuel Moulin, director General del Tesoro y Presidente del Club de París, entidad con la que La Habana mantiene impagos y a la que podría pedir un nuevo aplazamiento.

El encuentro entre ambas autoridades en París fue difundido este martes por el Ministerio de Exteriores de Cuba, que no ofreció más detalles sobre su contenido.

Expertos creen que La Habana podría solicitar un nuevo aplazamiento de la deuda que mantiene con los 14 estados que componen el Club de París -entre ellos España y Francia- tras no haber podido asumir los pagos correspondientes al año pasado.

Cuba firmó en 2015 un histórico acuerdo con el Club de París, que le condonó 8.500 millones de dólares de una deuda total de 11.000 millones con el compromiso de pagar en plazos el importe restante hasta 2023.

El país caribeño incumplió parcialmente sus obligaciones en 2019, y en 2020 se declaró incapaz de asumir la cuota en su totalidad.

Por ello solicitó una moratoria de dos años para un total de unos 200 millones en pagos atrasados al organismo multilateral, que aceptó solo un año con la posibilidad de renegociar.

Analistas conocedores de la economía de la isla consideran que Cabrisas habría planteado en París la extrema situación de crisis por la que pasan las finanzas cubanas, afectadas por un endémico déficit de balanza de pagos y golpeadas severamente por la pandemia del coronavirus y el endurecimiento del embargo de Estados Unidos con nuevas sanciones de la anterior Administración de Donald Trump.

Cuba prevé este año un déficit fiscal equivalente al 18 % de su PIB, que en 2020 se contrajo un 11% tras reducirse a mínimos el turismo extranjero por la pandemia y en 2021 apenas espera recuperar la mitad de lo perdido, según cifras oficiales.

El viceprimer ministro cubano también se citó en la capital francesa con Franck Riester, ministro delegado de Comercio Exterior y copresidente de la Comisión Económica y comercial franco-cubana.

La cancillería cubana destacó que los encuentros sirvieron para abordar los principales temas de la agenda bilateral y ratificar la voluntad común de ampliar los vínculos políticos, económico-comerciales, de inversión y cooperación.

Debido a la pandemia se ha flexibilizado el pago de la deuda de países en desarrollo, después de que el G20 acordara una moratoria de un año a 74 naciones y luego la renovara por seis meses.

Entre los beneficiados por esta medida no está Cuba, que no forma parte de organismos multilaterales de financiación como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial.