EFEWashington

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibirá el 31 de enero en la Casa Blanca al emir de Catar, Tamim bin Hamad al Zani, con quien hablará, entre otros temas, sobre cómo garantizar la estabilidad de los suministros globales de energía.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo en un comunicado que esta visita brinda la oportunidad a ambos líderes de llevar a cabo consultas sobre ese y otros asuntos de interés común como la promoción de la seguridad y la prosperidad en el Golfo y la región de Oriente Medio, además del apoyo al pueblo de Afganistán.

Actualmente existe preocupación sobre el impacto que podría tener una posible invasión rusa en Ucrania en los mercados de energía, dada la dependencia europea del gas natural que viene de Rusia, de donde procede el 41% de este combustible fósil que consume la Unión Europea (UE).

La Casa Blanca reveló este martes que está llevando a cabo conversaciones con sus aliados europeos para "identificar" alternativas al gas ruso en otras partes del mundo, como el norte de África u Oriente Medio.

Según la consultora IHS Markit, Catar fue en 2021 el segundo mayor exportador de gas natural licuado del mundo, por detrás de Australia y por delante de EE.UU.

Otro de los temas que Biden y el emir abordarán será el fortalecimiento de la cooperación en materia comercial y de inversiones.

Respecto a Afganistán, Biden "agradecerá" al emir su esfuerzo "extraordinario" a la hora de garantizar el "paso seguro" de los ciudadanos estadounidenses y colaboradores afganos evacuados del país centroasiático a territorio estadounidense.

Catar fue una de las principales escalas, junto con Alemania, de los vuelos estadounidenses con civiles y colabores afganos que fueron sacados de Afganistán en agosto pasado durante la retirada de EE.UU. de ese país, tras veinte años de guerra.

Esos vuelos paraban en bases de EE.UU. en Catar y Alemania, donde funcionarios de EE.UU. procesaron casos de esas personas, antes de continuar su periplo hasta suelo estadounidense.