EFERío de Janeiro

Un navío con 30,5 toneladas de soja proveniente de Estados Unidos atracó este jueves en el puerto brasileño de Paranaguá y comenzó a desembarcar una carga que ayudará a suplir las carencias del grano en Brasil, mayor exportador mundial del producto, provocadas por las gigantescas ventas a China.

Se trata de la mayor importación brasileña de soja estadounidense en 23 años y de la primera de este grano que arriba en una década al puerto de Paranaguá, según confirmaron fuentes de esta terminal marítima ubicada en el sureño estado de Paraná.

Brasil es el mayor exportador de soja del mundo y China, su principal socio comercial, compró, entre enero y octubre, más de 20.500 millones de dólares del grano al gigante suramericano, lo que representa el 73,3 % de las ventas totales de soja brasileña en el período.

Las enormes y crecientes ventas del grano al país asiático han desabastecido las provisiones para el consumo doméstico, por lo que Brasil tendrá que importar por lo menos un millón de toneladas de soja este año para suplir las necesidades internas, según datos de la Asociación Brasileña de Industrias de Aceites Vegetales (Abiove).

La mayor parte del grano requerido, unas 625.500 toneladas, ingresó al país hasta octubre, pero provino principalmente de los vecinos Paraguay y Uruguay y llegó por tierra.

Las 625.500 toneladas que ingresaron al país en los diez primeros meses del año representan un volumen en un 400 % superior al del mismo período del año pasado (125.196 toneladas), según el Ministerio de Economía.

La llegada del grano estadounidense ha causado una serie de polémicas en el país por los riesgos reguladores que implican la entrada a Brasil de soja transgénica de los Estados Unidos.

Las 30,5 toneladas que comenzaron a ser desembarcadas este jueves constituyen la primera carga de soja importada que arriba al puerto de Paranaguá en una década, ya que el terminal es el mayor puerto exportador de granos de Brasil.

El navío con la carga llegó al puerto el pasado viernes y consiguió atracar en la terminal este jueves, cinco días antes de lo previsto.

Según las informaciones suministradas a EFE por el puerto, las descargas comenzaron hoy mismo, pero tomará entre 4 y 5 días -con tiempo seco- bajar la totalidad del grano del navío, ya que, en promedio, se descargan unas 6.000 toneladas diarias.