EFEBerlín

Chile se encuentra en el vagón de cola de la OCDE para potenciales migrantes cualificados, según un informe que han publicado este miércoles en Berlín este organismo y la fundación Bertelsmann.

Según el estudio "Indicadores de Atracción de Talento" (ITA), de los 35 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), un club con mayoría de economías avanzadas, Chile ocupa la posición 29 en el apartado de trabajadores con un master o un doctorado y la 31 tanto en el de empresarios como en el de estudiantes universitarios.

Los países miembro mejor situados de forma consistente en estas tres clasificaciones son Suiza, Suecia, Canadá, Nueva Zelanda y Noruega, mientras que los tres que aparecen repetidamente como los menos atractivos son Turquía, México y Grecia.

No obstante, resalta el documento, el análisis registra una "gran heterogeneidad en el concepto de la atracción de talento": "Ningún país es el ganador o perdedor indiscutido del índice, pues ningún país es totalmente inmune a la competición global".

Estados Unidos, por ejemplo, aparece en las posiciones siete y cinco en los apartados de trabajadores con estudios terciarios y estudiantes, respectivamente, pero cae hasta el 13 en el de emprendedores. Alemania, tercera y sexta entre estudiantes y empresarios, no aparece hasta el puesto duodécimo en el de doctorados.

El estudio apunta que en el caso de Chile, como en el de otros países en el vagón de cola, su atractivo está "principalmente penalizado" por la situación "general de su mercado laboral y de su entorno económico".

No obstante, agrega que podría mejorar su valoración si se facilitasen los trámites migratorios para el talento extranjero, así como las condiciones para permanecer en el país.

"El primer y principal hallazgo aquí es que las políticas juegan un papel muy importante", argumenta el texto, que asegura que muchos países podrían ganar posiciones en este estudio si mejorasen las condiciones que permiten la llegada y la permanencia del talento extranjero.

El análisis de la OCDE recoge siete dimensiones: calidad de oportunidades, ingresos e impuestos, expectativas de futuro, entorno familiar, entorno de capacidades, inclusión y calidad de vida. También incluye las dificultades de obtener un visado o un permiso de residencia para los potenciales migrantes.