EFESantiago de Chile

El Gobierno de Chile anunció este domingo un megaplan de inversión en obras públicas por 34.000 millones de dólares hasta 2022, que incluye 2.544 proyectos de infraestructura y busca impulsar la economía del país, muy mellada por los efectos de la pandemia del nuevo coronavirus.

"El objetivo principal de este plan es contribuir a recuperar los 1,8 millones de empleos que hemos perdido y los 700.000 que se encuentran suspendidos a través de reactivar nuestra economía y poner en plena marcha a nuestro país", explicó el presidente chileno, el conservador Sebastián Piñera, durante una comparecencia pública.

Del total del monto, 24.521 millones de dólares son incentivos a la inversión privada y 9.360 millones los pondrá el Ministerio de Obras, dijo Piñera, que ya adelantó durante su rendición de cuentas ante el Parlamento el pasado 31 de julio que estaba trabajando en un ambicioso plan de inversión en infraestructuras.

El plan, que pretende crear 250.000 empleos de aquí a dos años, abarca desde la construcción de 7.500 kilómetros de caminos y 150 puentes en todo Chile, hasta centros de salud, museos, teatros, bibliotecas municipales, centros de mayores y comisarías.

También habrá inversiones en obras de riego y de captación de agua potable y obras de mantenimiento y ampliación en aeropuertos de Arica, Concepción y Osorno, así como soluciones habitacionales para 412.000 familias y construcción de grandes parques.

El Ministerio de Transportes, por su parte, trabajará en la construcción y conservación de paraderos, semáforos, pistas exclusivas para buses y acelerará inversiones en líneas de metro y trenes.

"Además, realizaremos un gran refuerzo impulsando la licitación y construcción de 31 proyectos de obras públicas, por un total de 8.626 millones de dólares en el período 2020-2022", agregó el mandatario, un multimillonario empresario que comenzó su segundo mandato no consecutivo en 2018.

Desde la llegada del coronavirus a Chile a principios de marzo, el Gobierno lanzó varios planes para contrarrestar los efectos económicos de la pandemia movilizando recursos equivalentes a cerca de un 12 % del PIB.

Chile, con cerca de 390.000 contagios de COVID-19 y 10.500 fallecidos, es el noveno país con más infectados del mundo, según la Universidad John Hopkins.

Pese a que la pandemia ha hecho estragos en el país, de apenas 19 millones de habitantes, los nuevos casos llevan semanas disminuyendo y Santiago, que durante meses fue el principal foco, se encuentra en plena fase de desconfinamiento.

Los colegios, las universidades y las fronteras siguen cerradas desde mediados de marzo, así como la mayoría de los comercios que no son de primera necesidad.

"Es en tiempos difíciles y de adversidad, como los que vivimos hoy, cuando los chilenos mostramos el temple y el coraje del que estamos hechos", concluyó Piñera.

La suspensión parcial de las actividades económicas provocó una caída histórica del producto interior bruto (PIB) en mayo y junio del 15,3 % y 12,4 %, respectivamente, mientras que el Banco Central de Chile estima una recesión de hasta el 7,5 % para 2020.