EFESantiago de Chile

El Congreso de Chile aprobó este miércoles un proyecto que establece una regalía equivalente al 3 % de las ventas del cobre extraído, en momentos en que los precios del metal rojo están en máximos de una década y ya hay expertos que hablan de un nuevo súper ciclo" de las materias primas.

Con 91 votos a favor, 36 en contra y 16 abstenciones, los diputados aprobaron "en general" la iniciativa, que también impone una regalía a favor del Estado por la extracción del litio y que ahora debe continuar su tramitación en el Parlamento para los detalles del texto.

El proyecto, presentado en 2018, se mantuvo sin avances durante años, pero su discusión se reactivó hace unas semanas dado que el cobre se cotiza por encima de los 4 dólares la libra y a finales de febrero se acercó a su máximo histórico de 4,6 dólares, alcanzado en febrero de 2011.

El objetivo de la regalía, rechazado tanto por la poderosa minería chilena como por el Gobierno y respaldado por la oposición de izquierdas, es elevar la recaudación fiscal y poder financiar iniciativas sociales enfrentar la aguda crisis económica de Chile, el primer productor de cobre del mundo y cuya economía se contrajo un 5,8 % en 2020.

Tras meses en caída libre por el abrupto retroceso de la demanda por los confinamientos, el cobre empezó a recuperarse a finales de 2020 con la reactivación económica en China y en un año su valor se ha incrementado más de un 100 %.

"¿Qué razón puede haber para oponerse a que quienes explotan los bienes comunes naturales paguen por ello?", se preguntó en Twitter la diputada comunista Camila Rojas.

Chile, que aglutina el 28 % de la producción mundial de cobre, produjo en 2019 un total de 5,7 millones de toneladas, por debajo de la cifra récord de 5,8 millones de 2018.

El metal rojo, fundamental en la transmisión de energía, se ha convertido en el principal producto chileno y concentra casi el 50 % de las exportaciones.

En el país, donde existe desde 2006 un impuesto específico a las actividades mineras que se aplica a las ganancias y no a la explotación, operan gigantes como BHP, Anglo American, Codelco y Antofagasta Minerals, pero también infinitud de pequeñas y medianas compañías.

Según el proyecto aprobado este miércoles y que se basa en la experiencia de gigantes mineros como Canadá, Tanzania o Australia, el impuesto vigente "no ha tenido un efecto relevante desde el punto de vista del Producto Interno Bruto (PIB): no ha significado más de 0,3 %".

Los detractores de la regalía denuncian que el proyecto desincentivará la inversión minera y que es "inconstitucional" porque solo el presidente del país tiene la facultad de crear un nuevo tributo.