EFESantiago de Chile

Chile cerró la ejecución del presupuesto fiscal 2018 con un déficit del sector público equivalente al 1,7 % del PIB (producto interior bruto), el nivel más bajo de los últimos cuatro años, informó hoy el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

"Chile está experimentando una significativa mejoría en su posición fiscal", destacó Larraín en una rueda de prensa, en la que recordó que "desde el 2011 los déficit habían venido aumentando, y este año (2018) hemos tenido una caída. Esta es una mejora en la situación fiscal".

Precisó que el déficit al término del año pasado fue de 3.161.687 millones de pesos (unos 4.720 millones de dólares), lo que equivale al 1,7 % del PIB estimado para el año, inferior al déficit anotado al cierre del 2017, cuando fue del 2,8 % del producto interior bruto.

Agregó que el déficit estructural al cierre del año pasado fue del 1,5 % del PIB, que supone una disminución de 2 décimas respecto del año previo.

Larraín, que estaba acompañado por el director de Presupuestos, Rodrigo Cerda, indicó además que los ingresos totales del sector público crecieron el año pasado un 8,8 %, impulsado por los ingresos superiores a 1.000 millones de dólares que produjo la operación de venta del 24 % de la minera no metálica SQM a la china Tianqi por parte de la canadiense Nutrien.

También influyó un aumento del 5,0 % en la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y, en términos generales, el mayor crecimiento económico (4,0 %) estimado para el año.

De este modo, los ingresos del Fisco acumulados a diciembre totalizaron 41.779.508 millones de pesos (unos 62.357 millones de dólares), equivalentes a un 21,9 % del PIB estimado para el año.

Según precisó Larraín, el aumento de los ingresos tiene relación también con el incremento de los ingresos por exportaciones de cobre, debido al mayor precio del metal rojo en relación con el año 2017.

"Chile está experimentando una considerable mejoría de su situación fiscal, hemos mejorado las cuentas fiscales a través de la contención del gasto y el aumento de los ingresos", subrayó el responsable de las finanzas públicas chilenas.

En tanto, los gastos del Fisco equivalieron al 23,5 % del PIB, inferior al 23,6 % de lo registrado el año anterior, mientras que el gasto total acumulado aumentó un 3,4 %, en el marco de un decreto de contención del gasto, anunciado en marzo por un monto de unos 1.100 millones de dólares, que comenzó a ser aplicado desde el tercer trimestre.

Preguntado por nuevas iniciativas tendentes a contener el gasto, el ministro Larraín dijo que por ahora "no estamos preparando un nuevo paquete de contención de gasto, tal vez en marzo podremos comentar algunas iniciativas para mejorar la eficiencia".

En relación con la deuda bruta total del Gobierno Central, Larraín dijo que fue de 48.870.460 millones de pesos (unos 72.940 millones de dólares), equivalente al 25,6 % del PIB, que implica 0,6 décimas más que la meta que se fijó Hacienda el año 2018 y que supone el mayor endeudamiento bruto desde 1993.

En ese contexto, Rodrigo Cerda aseguro que actualmente los activos del Tesoro Público alcanzan al 10 % del PIB, lo que significa "que estamos empezando a reducir la emisión de deuda".