EFELa Habana

El viceministro cubano de Exteriores, Carlos Fernández de Cossio, aseguró este miércoles que sin la eliminación de la ley estadounidense Helms-Burton un eventual acercamiento con EE.UU. no podrá ser sostenible.

De Cossio hizo estas declaraciones al intervenir en la Universidad de La Habana en un foro sobre las implicaciones jurídicas de esta normativa estadounidense de 1996, pieza clave en el entramado de las sanciones de Washington contra Cuba.

"Mientras continúe existiendo la ley Helms-Burton no es posible hablar de sostenibilidad de un eventual proceso de recomposición de las relaciones" bilaterales, expresó.

De Cossio agregó que se podría "avanzar" en las relaciones, pero que esa ley, que "codifica el bloqueo" y la "agresión contra el pueblo cubano", impide un acercamiento sustentable.

Con respecto a las medidas anunciadas por EE.UU. esta semana, el viceministro incidió en la posición oficial expresada ya por el Ministerio de Exteriores este lunes.

Son "pasos" en "la dirección correcta", aunque ninguno de carácter "fundamental". "No significa que lo rechacemos", pero el Gobierno cubano no puede ser "ingenuo", puntualizó.

Destacó que el anuncio de Washington fue "parco" y subrayó que los "aspectos esenciales del bloqueo, los fundamentales, no se alteran" con esas medidas.

A su juicio, es preciso "esperar a que se emitan las regulaciones y que se implementen" los puntos dados a conocer este lunes para ver su alcance.

EE. UU. anunció un relajamiento de las limitaciones a las remesas y de los vuelos a Cuba, entre otras cosas, revirtiendo parte de la última ronda de sanciones, la aplicada por el anterior presidente de EE. UU, Donald Trump.

El viceministro de Exteriores denunció que la ley Helms-Burton es un "instrumento jurídico" y una "herramienta política" para hacer "daño a la nación cubana".

Criticó asimismo que esta norma obligue a EE. UU. a presionar a otros países para sumarse a las sanciones contra Cuba y que haga incuestionable el estatus de la isla como amenaza contra la seguridad estadounidense.

"No se puede hablar de un simple embargo, se trata de un cerco", afirmó el viceministro cubano de Exteriores.

De Cossio defendió además las nacionalizaciones que se llevaron a cabo en Cuba desde el triunfo de la revolución en 1959 y que cuestiona la Helms-Burton, argumentando que se hicieron conforme a la ley cubana y contaban con legitimidad política.

El foro, con expertos de expertos de Cuba, Estados Unidos, Francia, España y Bélgica, entre otros, se desarrolla desde este martes y hasta el jueves.