EFESan José

Costa Rica comenzó este miércoles el uso de un código QR que certifica el estado de vacunación de las personas contra la covid-19, como un mecanismo para ampliar el aforo en diversos comercios, lo que ha sido criticado por varios sectores.

A partir de este 1 de diciembre los bares, restaurantes, cafeterías, cines, casinos, tiendas, museos, gimnasios, balnearios, turismo de aventura y academias de arte y baile que quieran operar a un 100 % de aforo deberán solicitar el código QR a sus clientes.

Los establecimientos tienen la posibilidad de no solicitar el código, pero solo tendrán permiso de operar a un 50 % de aforo o con una cantidad de personas específica de acuerdo con la actividad, según la orden del Gobierno.

Los recintos deportivos como los estadios de fútbol, pueden operar a un 40 % con el código y a un 20 % si no lo solicitan al público.

Al 29 de noviembre, el 91 % de la población meta (mayores de 12 años) cuenta con al menos una dosis de la vacuna y el 76 % tiene las dos que completan el esquema.

"De esta manera, las autoridades promueven la dinamización de la economía en una de las épocas más importantes para el comercio, al mismo tiempo que buscan reducir el riesgo de rebrotes del virus y nuevas variantes", explicó el Gobierno en un comunicado.

Esta medida ha sido criticada por sectores económicos e incluso hay una denuncia ante el tribunal de lo contencioso administrativo en contra de la obligatoriedad del código QR en todos los comercios que está previsto para entrar en vigor el 8 de enero próximo.

El Gobierno estableció diciembre como un periodo de transición hacia la obligatoriedad del código QR.

La defensora de los Habitantes, Catalina Crespo, dijo que el presidente del país, Carlos Alvarado, y su ministro de Salud, Daniel Salas, deben rendir cuentas sobre el tratamiento de los datos personales a través del Código QR.

La defensora pidió a Alvarado y Salas que aclaren dudas sobre el tratamiento de datos personales amparado en la Ley de Protección de la persona frente al tratamiento de sus datos personales y cómo se garantizará que al momento de corroborarse la información en los lectores habilitados en los establecimientos comerciales no se produzcan registros paralelos de datos, de los lugares que visita la persona y el horario.

El Gobierno aseguró que el código QR y la aplicación para su lectura no guardan datos más que el estado de vacunación de las personas contra la covid-19 y que la tecnología cuenta con altos estándares de seguridad.

Costa Rica se encuentra en la actualidad en los números más bajos de contagios y hospitalizaciones del 2021 y ha comenzado una mayor apertura de la economía, aunque persisten restricciones para la movilidad y la operación de los comercios entre las 23.00 y las 5.00 horas.

El Gobierno ha insistido a la población en mantener las medidas como el uso de mascarilla, el distanciamiento, el lavado de manos y evitar aglomeraciones.