EFELa Habana

La zafra azucarera cubana 2021-2022 cerró con solo el 52 % del plan de producción previsto, informó este miércoles el diario oficial Granma.

Esta tasa supondría unas 431.000 toneladas de azúcar, según las previsiones oficiales difundidas el pasado diciembre, que fijaban la producción en 911.000 toneladas. Granma no aportó este dato.

De ser así, supondría uno de los peores resultados de una industria emblemática para el país y que lleva años de progresivo declive.

Según informaciones oficiales, de los 35 centrales azucareros que participaron en la cosecha, finalizada el 20 de mayo, solo 3 cumplieron su plan de producción.

El grupo estatal cubano Azcuba informó que está garantizada la entrega de azúcar a todos los cubanos a través de la cartilla de racionamiento (2,5 kilogramos mensuales por persona), un documento vigente desde 1962 para la distribución de productos básicos.

De acuerdo con información ofrecida en una reunión de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento unicameral) de diciembre pasado, el objetivo de Azcuba era destinar unas 500.000 toneladas al mercado interno.

"MÚLTIPLES" CAUSAS

Las causas del bajo rendimiento de la zafra son "múltiples", explicó según Granma el director de Comunicaciones de Azcuba, Dionis Pérez, entre las que inciden "problemas objetivos que afectaron al país y otros de carácter organizativo".

En ese sentido, señaló dificultades con el suministro de oxígeno, tras las averías en la planta productora de ese insumo, que provocaron un atraso de tres meses en las reparaciones y alistamiento de las centrales y el retraso de doce días en la arrancada de las fábricas.

También consideró el factor financiero entre "los más influyentes", y de ello culpó al reforzamiento del embargo económico, comercial y financiero que aplica Estados Unidos a Cuba, que impactó directamente en la adquisición de recursos para la reparación y mantenimiento de la maquinaria, el transporte y la industria.

A ello sumó dificultades relacionadas con la disponibilidad de combustible, así como problemas de administración, disciplina laboral y tecnológica, y bajo rendimiento agrícola e industrial.

La industria azucarera, un sector catalogado como "estratégico" para la economía de la isla, pasa por una crisis desde hace varios años con producciones reducidas a poco más de un millón de toneladas.

En el periodo 2020-2021, cuando molieron la caña 38 centrales del país, solo se alcanzó el 66 % del plan previsto de 1,2 millones de toneladas de azúcar.

Cuba tenía 156 fábricas operativas en 1959, al triunfo de la revolución, que en ese año produjeron 5,6 millones de toneladas de azúcar y posteriormente se elevaron hasta 8 millones en las mejores cosechas, entre 1970 y 1989.