EFELa Habana

Un grupo de cubanos residentes en Estados Unidos inició una campaña en línea que pide al presidente Donald Trump levantar las restricciones económicas a Cuba, endurecidas por la actual Administración, mientras dure la epidemia de coronavirus que asola al mundo.

La petición ya acumula más de 7.500 firmas y está alojada en la conocida plataforma de ciberactivismo Change.org, bloqueada desde la isla.

"Querido presidente: Ante la emergencia mundial por la plaga del coronavirus, le imploramos que levante las restricciones comerciales y financieras establecidas por EE.UU. hacia Cuba. Estas limitaciones, entre otras cosas, dificultan o impiden que Cuba adquiera equipos médicos, alimentos y medicinas", reclama el texto de la campaña.

Los firmantes, que se definen como personas "de diferentes creencias políticas o religiosas a los que nos une el deseo de paz y reconciliación", ruegan que mientras dure la pandemia Washington "extienda una mano amiga y solidaria al pueblo cubano".

"De no hacerlo, en Cuba se pudiera desencadenar una crisis humanitaria de incalculables consecuencias. Creemos que, en esta hora dolorosa, las consideraciones políticas deben de ceder lugar a las consideraciones humanas", asegura la petición.

De momento el país caribeño ha confirmado 80 casos de COVID-19, dos muertes y cuatro pacientes de alta médica.

Entre las medidas impuestas por La Habana para prevenir un brote del virus se incluye el cierre de fronteras a extranjeros no residentes, una difícil decisión para una economía que depende en gran medida del turismo.

VECINDAD DIFÍCIL

Las complejas relaciones entre Estados Unidos y Cuba atraviesan hoy por uno de sus peores momentos. El camino a la "normalización", tras el restablecimiento oficial de nexos bilaterales en 2015 se torció al llegar Trump a la Casa Blanca dos años después.

En los últimos meses la Administración estadounidense ha intensificado su hostilidad hacia La Habana por su supuesto apoyo logístico a Nicolás Maduro en Venezuela.

Buscan aumentar la presión económica sobre el Gobierno cubano aplicando nuevas sanciones, prohibiciones de viajes y limitaciones de vuelos a la isla que han recrudecido el embargo financiero vigente desde hace seis décadas y han asestado un duro golpe a la frágil economía de la isla.

Estados Unidos también ha doblado sus ataques a la exportación de servicios profesionales que realiza Cuba, su segunda fuente de ingresos. Estas críticas están dirigidas sobre todo a las misiones médicas de la isla en el exterior, que según Washington funcionan en "condiciones de esclavitud".

Cuba no se queda atrás en la dura retórica contra su histórico enemigo y considera "particularmente ofensivas" en "momentos de pandemia" las duras palabras de EE.UU. contra la ayuda internacional que la isla presta actualmente en varios países afectados por el coronavirus.