EFENueva York

La compañía aérea Delta Airlines cerró 2019 con un beneficio neto de 4.757 millones de dólares, un 21 % más que en el ejercicio anterior, gracias principalmente a un aumento de clientes y a la bajada de los precios del combustible, además de su distancia de la crisis de los Boeing 737 Max.

La aerolínea, con sede en Atlanta (Georgia), registró el año pasado un beneficio neto por acción de 7,30 dólares frente a los 5,67 registrados en 2018, cuando ganó 3.935 millones de dólares, anunció este martes en un comunicado.

Por lo que respecta a la facturación, en todo 2019 Delta ingresó 47.007 millones de dólares, un incremento del 6 % respecto al año anterior (44.438 millones de dólares) que fue acompañado de un aumento también en los gastos operativos, del 3 %.

En cuanto a sus últimos resultados trimestrales, a los que más atención prestaban hoy los analistas de Wall Street, la aerolínea ganó 1.099 millones de dólares (1,71 dólares por acción), un 8 % más con respecto al mismo periodo del año anterior, cuando el beneficio fue de 1.019 millones de dólares (1,49 dólares por acción).

La facturación trimestral de la compañía fue de 11.439 millones de dólares, un 6 % más a nivel interanual (10.742 millones), en tanto que sus gastos operativos ascendieron un 4 % entre octubre y diciembre.

El consejero delegado de la aerolínea, Ed Bastian, señaló que ha sido un año "excepcional" para la compañía, con "los mejores resultados de nuestra historia a nivel operacional, financiero y para nuestros clientes".

En el último ejercicio, Delta ha salido beneficiada de la crisis en el sector derivada de los escándalos de Boeing con su modelo 737 Max, que Delta no llegó a incorporar a la flota.

Este hecho ha provocado un aumento de clientes para la aerolínea y les ha dado una posición de ventaja en el mercado frente a otras compañías afectadas tanto por la prohibición del Max para volar como por el parón en la producción.

Además, la aerolínea precisó que los ingresos por pasajero subieron tanto un 6 % en el año como en el último trimestre, mientras que los relacionados con el transporte de mercancías mejoraron un 13 % en 2019 y un 13 % también entre octubre y diciembre.

Durante 2019, la compañía gastó 8.519 millones de dólares en combustible e impuestos relacionados, un 6 % menos respecto al año anterior, debido al descenso de los costes de petróleo.

Por zonas geográficas, los ingresos trimestrales en EE.UU. ascendieron un 7,7 % interanual, en el Atlántico un 0,8 %, en América Latina un 6,7 % y solo se redujo en el Pacífico, un 0,5 % menos.

Dos horas después de la apertura de la Bolsa de Nueva York, la compañía subía un 3,98 % mientras que en el último año su valor ha aumentado notablemente un 29,27 % en el mercado.