EFELa Habana

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, pidió un mayor rigor y eficiencia en la industria del azúcar en el país, lastrada por incumplimientos, daños por lluvias y fábricas obsoletas, informan hoy medios oficiales de la isla.

"La zafra azucarera será siempre un renglón importante para la economía cubana, por eso tenemos que hacerla cada vez mejor y más eficiente", afirmó Díaz-Canel durante una reunión de trabajo, según divulgó el diario estatal Granma.

El mandatario sustituyó a Raúl Castro en abril pasado y, al contrario de su antecesor, mantiene desde entonces una constante e inédita presencia en los medios cubanos, que informan varias veces por semana de sus encuentros con ministros y funcionarios de su Gobierno.

En la zafra 2017-2018 la isla produjo poco más de un millón de toneladas de azúcar crudo -de 1,6 millones previstos-, "lo que no permitió el cumplimiento de lo planificado", precisó el presidente del estatal Grupo Empresarial Azucarero (Azcuba), Julio García.

Entre los preparativos para la próxima campaña, que debe comenzar en noviembre próximo, García mencionó el incremento de las capacidades en quince centros de limpieza de caña y el uso de 120 nuevos transportes.

La cosecha azucarera 2017/2018 estuvo marcada por la adversidad del clima y desde finales de abril pasado las constantes lluvias obligaron a paralizar las operaciones en la mayoría de las 54 fábricas del país, lo que anticipó su cierre y provocó el incumplimiento de sus objetivos de producción.

El resultado de la reciente zafra se iguala al de la temporada 2009-2010, la peor en más de un siglo y considerada el momento en que tocó fondo esta industria que décadas atrás había sido la locomotora económica de la isla.

En sus momentos de esplendor en la segunda mitad del siglo XX esta industria llegó a producir hasta 8 millones de toneladas de azúcar, pero desde hace años no logra el despegue para recuperar los resultados de otros tiempos.