EFENueva York

Dos grupos de acreedores de la aerolínea chilena Latam, la mayor de Latinoamérica, presentaron en un tribunal de Nueva York sus objeciones a la solicitud de la compañía aérea de extender por quinta vez y hasta el 26 de noviembre el plazo para presentar su plan de reorganización para salir de la bancarrota.

Se trata de Parent ad hoc Claimant Group, el mayor grupo de acreedores no garantizados de Latam con más de 4.000 millones de dólares en reclamaciones y aproximadamente 740 millones en bonos, y del "Official Commitee of Unsecured Creditors" de Latam.

En un escrito presentado al juez James Garrity, que preside el tribunal de bancarrota que lleva el caso de Latam, Parent ad hoc Claimant Group se opone a una extensión si esta no va acompañada de una orden del juez que obligue a las partes a una mediación en ciertos asuntos que han impedido que Latam haya propuesto hasta la fecha un plan de salida del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

"A pesar de los esfuerzos y el compromiso de algunas partes durante el último mes, ha quedado muy claro que las partes están en un desacuerdo fundamental con respecto a cuestiones legales clave", asegura el grupo antes de subrayar que una nueva extensión en los mismos términos que la anterior "no ayudará a que el caso avance".

Así, este grupo, que apoyó la cuarta prórroga para la presentación del plan, solicita al juez que nombre un mediador que "pueda ayudar al avance de las negociaciones en marcha".

"En ausencia de un mediador, no hay razón para creer que la última solicitud de los deudores (Latam) de una extensión de la exclusividad produzca más avances que las anteriores", subrayan antes escribir en negrita que los "deudores están todavía lejos de tener un plan consensuado y confirmable que presentar a la Corte"

Por su parte, The Official Commitee of Unsecured Creditors menciona sus "crecientes preocupaciones".

"El Comité sigue profundamente preocupado por el hecho de que se pueda utilizar una nueva prórroga simplemente para presionar a los acreedores para que se adhieran a un plan que recompensa a los accionistas que se quedan sin dinero a cuenta de sus participaciones en el capital social a expensas de los acreedores no garantizados", reza el escrito presentado al juez por este segundo grupo.

Latam solicitó el pasado 14 de octubre una nueva prórroga, la quinta, para extender hasta el 26 de noviembre el plazo para presentar su plan de reorganización y sobre la que el juez que lleva su caso en Nueva York tendrá que pronunciarse la próxima semana.

La compañía explicó entonces, en un comunicado, que la solicitud "apoya la continuidad de los avances en las negociaciones con las diversas partes interesadas en el procedimiento Capítulo 11" de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, al que se acogió de forma voluntaria en mayo de 2020 tras el golpe económico que le asestó la pandemia.

Tanto a la empresa matriz -que cotiza en la Bolsa de Nueva York y en la de Santiago- como sus filiales en Chile, Perú, Colombia, Ecuador y EE.UU. se acogieron a la Ley de Quiebras permite a una empresa que no puede pagar sus deudas reestructurarse sin la presión de los acreedores.