EFEWashington/Nueva York

Estados Unidos se aproxima a los 5 millones de casos de COVID-19, con más de 162.000 fallecidos, mientras que el presidente Donald Trump firmó este sábado cuatro órdenes ejecutivas para estimular la economía, tras el colapso de las negociaciones con los demócratas.

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia, registraba a las 20.30 hora local del sábado (00.30 hora GMT del domingo) 4.994.276 contagios confirmados y 162.381 muertos.

Los estados con más casos son California, con 554.414; Florida, con 526.577; y Texas, con 497.402.

Respecto a los decesos, el estado que ha sufrido más fallecimientos por coronavirus es Nueva York, con 32.768; seguido de Nueva Jersey, con 15.869; y California, con 10.306.

LA PANDEMIA AVANZA MIENTRAS DESTRUYE LA ECONOMÍA

La crisis sanitaria ha causado un grave deterioro de la economía del país, que se hundió a un ritmo anual del 32,9 % en el segundo trimestre de 2020 y cayó el 9,5 % frente a los tres primeros meses del año, los mayores descensos de este indicador desde que se tienen registros.

El Departamento de Trabajo informó el viernes de que la recuperación del mercado laboral se moderó en julio con la disminución del índice de desempleo del 11,1 % el mes previo al 10,2 %, mientras que se generaron 1,8 millones de puestos de trabajo.

La modesta mejoría refleja la gradual reapertura de la economía, golpeada por la pandemia, aunque 16,3 millones de estadounidenses siguen sin empleo.

Ante el descalabro económico, los demócratas y la Casa Blanca llevaron a cabo entre el jueves y el viernes una nueva ronda de negociaciones para impulsar un nuevo paquete de estímulo económico, que se cerró sin resultados.

TRUMP CUMPLE SU AMENAZA

Ante esta situación, Trump había amenazado con aprobar una serie de medidas económicas de manera unilateral y así lo ha hecho este sábado con la firma de cuatro órdenes ejecutivas.

Una de ellas amplía el programa de prestaciones adicionales por desempleo, que expiró recientemente y que consistía en la entrega de 600 dólares semanales extra a los desempleados.

La orden firmada por Trump reduce de 600 a 400 dólares esa ayuda, y requiere que los estados asuman el 25 % de su coste.

"Estoy adoptando acciones para proporcionar 400 dólares adicionales o extra a la semana y expandir las prestaciones, 400 dólares. Eso es generoso, pero queremos cuidar de nuestra gente", dijo Trump en una rueda de prensa en su club de golf en Bedminster, en Nueva Jersey, en la que firmó las órdenes ejecutivas.

En otra de las medidas, Trump autoriza al Departamento del Tesoro a que permita a los empleadores retrasar el pago de los impuestos sobre la nómina de la Seguridad Social de los empleados hasta finales de 2020 para aquellos estadounidenses que ganen menos de 100.000 dólares anuales.

El texto de la orden estipula que el periodo comenzaría el 1 de septiembre, pero durante la rueda de prensa el mandatario indicó que podría ser retroactivo hasta el 1 de agosto.

MEDIDAS CON LA VISTA PUESTA EN LAS ELECCIONES

Trump aseguró que espera poder perdonar el retraso del pago de impuestos sobre la nómina y hacerlo de manera permanente si es reelegido en los comicios presidenciales del 3 noviembre.

"Si gano, puedo extender y terminar, en otras palabras, lo extenderé (el retraso) más allá de finales de este año y acabaré con el impuesto", subrayó.

Aparte de esta medida, Trump agregó que su Gobierno estudia recortes adicionales en los impuestos sobre la renta y las plusvalías.

"Vamos a considerar (un recorte de impuestos sobre) las ganancias de capital con el propósito de crear puestos de trabajo, y lo del impuesto sobre la renta se explica por sí solo, y será en el impuesto sobre la renta para la gente de ingresos medios y bajos, la gente con ingresos medios que paga muchos impuestos sobre la renta, hay una desigualdad de impuestos", indicó.

Las otras dos órdenes ejecutivas paralizan los desahucios en viviendas federales y establecen un pausa en la devolución de los préstamos a estudiantes hasta finales de año.

"Con estas cuatro acciones mi Administración proporcionará una ayuda vital a los estadounidenses que luchan en este tiempo difícil", señaló el mandatario.

El presidente justificó sus acciones por el bloqueo de las negociaciones con los demócratas para sacar adelante un nuevo paquete de estímulo económico para contrarrestar el efecto económico de la pandemia.

DUDOSA BASE LEGAL

Trump ya había deslizado en los últimos días que podría usar su poder ejecutivo, aunque la base legal sobre la que actúa es cuestionada por los demócratas, que han amenazado con llevar sus decisiones ante la Justicia si se deja de lado al Congreso, que es el encargado de determinar el gasto federal.

A este respecto, Trump dijo hoy: "Por todo lo que hagas, eres demandado, así que ya veremos. Sí, probablemente nos demandarán, pero la gente siente que podemos hacerlo".