EFERío de Janeiro

Petrobras BR, la distribuidora de combustibles controlada por el gigante brasileño Petrobras, obtuvo el año pasado un beneficio neto récord de 3.193 millones de reales (unos 851,5 millones de dólares), con un crecimiento del 177,4 % frente al de 2017, informó este martes la compañía.

Se trata del primer balance anual divulgado por la mayor distribuidora de combustibles de Brasil desde que Petrobras lanzó, en diciembre de 2017, una oferta pública de acciones para colocar parte de la subsidiaria en la bolsa de Sao Paulo como una compañía independiente.

En la ocasión Petrobras, la mayor empresa de Brasil, vendió el 28,75 % del capital de su subsidiaria por 5.000 millones de reales (unos 1.333,3 millones de dólares).

Según el comunicado divulgado al mercado, desde que Petrobras BR debutó en el mercado, el 15 de diciembre de 2017, el valor de las acciones de la empresa se apreciaron en un 63,5 %.

La empresa aclaró en el comunicado que sus beneficios aumentaron y que logró en el año "muchas conquistas" pese la caída de la venta de combustibles en Brasil, a la retracción del mercado y a las discusiones en el Gobierno sobre la posibilidad de regular el mercado de combustibles en el país.

De acuerdo con la empresa, el resultado también fue positivo pese a la huelga de camioneros que paralizó a Brasil en mayo del año pasado, que derribó las ventas de combustibles y que obligó al Gobierno a crear un subsidio al diesel para satisfacer a los huelguistas.

"La disciplina en la gestión del capital de giro, de los valores por recibir y de los pasivos permitió una generación de caja operacional de más de 3.000 millones de reales (unos 800 millones de dólares) y una reducción de la deuda líquida de la compañía del 39 % (hasta 2.356 millones de dólares)", explicó la empresa en su comunicado.

Según el balance de la empresa, las ventas de la distribuidora en volúmenes cayeron en un 3,8 % en 2018, hasta 41.500 millones de litros.

Esa reducción no impidió que los ingresos brutos de la distribuidora saltaran el año pasado en un 15,6 %, hasta 97.770 millones de reales (unos 26.072 millones de dólares).

El aumento de los ingresos obedeció principalmente al aumento de los precios de los combustibles en Brasil y al reconocimiento de una deuda de 4.600 millones de reales (unos 1.226,7 millones de dólares) del grupo eléctrico estatal Eletrobras por la compra de diesel y de gas para el funcionamiento de plantas térmicas que fueron privatizadas.

Eletrobras se comprometió a pagar la deuda en 36 cuotas mensuales.