EFESao Paulo

El Congreso brasileño aprobó este lunes por unanimidad un proyecto que prevé el pago de un subsidio de 600 reales (unos 115 dólares) para trabajadores informales y autónomos, con el fin de mitigar los efectos económicos de la pandemia del coronavirus.

Tras la aprobación de la Cámara de los Diputados, el Senado dio hoy luz verde al texto y el documento sigue ahora para la sanción del presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien eventualmente puede vetar algunos puntos del mismo.

El proyecto de ley aprobado por los parlamentares eleva en 400 reales (unos 77 dólares) la propuesta inicial anunciada por el Gobierno brasileño hace dos semanas y se extiende a trabajadores informales, intermitentes -cuando el vínculo con el empleador no es fijo- y pequeños emprendedores del país.

El texto establece que los subsidios serán pagados por un periodo de tres meses y quedan restringidos a un máximo de dos personas de una misma familia. Asimismo, las mujeres que sean trabajadoras informales y madres de familia tendrán derecho a 1.200 reales al mes (232 dólares).

El dinero solo podrá ser liberado tras la sanción del texto por parte de Bolsonaro, por lo que el presidente del Senado, Davi Alcolumbre, instó al mandatario a sancionar de forma "inmediata" el proyecto de ley.

La Institución Fiscal Independiente (IIF) de la Cámara alta estima que cerca de 30,5 millones de trabajadores podrán ser beneficiados con la medida y que los gastos ascenderán a los 59.800 millones de reales (unos 11.545 millones de dólares) en los tres meses de vigencia.

Según explicó en una rueda de prensa este lunes el ministro de Ciudadanía, Onyx Lorenzoni, los brasileños podrán acceder al beneficio a través de los bancos públicos del país, siempre y cuando cumplan una serie de requisitos, como tener más de 18 años, no estar formalmente empleado, no recibir ningún beneficio social, como seguro-desempleo o pensión, ni tampoco estar contemplado en algún programa social.

Igualmente deberán comprobar una renta mensual per capita de hasta 552 reales (106 dólares) o renta familiar mensual total de hasta 3.135 reales (605 dólares).

El proyecto también prevé que el pago de los beneficios podrá ser prorrogado por el Gobierno en el marco de las acciones para mitigar los efectos de la crisis sanitaria.

Según los últimos datos del Ministerio de Salud, los muertos a causa de la COVID-19 ascienden a 159 en Brasil, mientras que los casos confirmados ya son 4.579, aunque existe una "curva creciente" que deberá mantenerse durante las próximas semanas, hasta llegar al llamado pico de la enfermedad.

Ante la rápida propagación de la COVID-19, los gobernadores de los 27 estados brasileños han adoptado medidas parciales o totales de prevención y combate al coronavirus, pese a las recurrentes críticas de Bolsonaro a la imposición de acciones de aislamiento social y al cierre del comercio o iglesias.

Este domingo, el mandatario brasileño incluso llegó a dar un paseo por Brasilia y saludó a decenas de simpatizantes, además de volver a minimizar la pandemia.