EFEToronto (Canadá)

El grupo industrial canadiense Bombardier, uno de los mayores fabricantes de material ferroviario y aeronáutico del mundo, tuvo unos beneficios netos de 318 millones de dólares en 2018 tras perder 525 millones en 2017.

Bombardier volvió a ser rentable en 2018 gracias a la mejora de los resultados de la unidad que produce material ferroviario y a pesar de las pérdidas de la unidad de aviones comerciales, señalaron hoy medios de comunicación locales.

El fabricante canadiense, que se encuentra al final de un plan de reestructuración de cinco años, dijo que su departamento de aviones comerciales tuvo unas pérdidas antes de intereses e impuestos de 755 millones de dólares, un 94 % más que en 2017. Sus ingresos también se redujeron un 24 % a 1.756 millones.

La unidad de material ferroviario aumentó sus ingresos un 4 % a 8.915 millones de dólares y tuvo unos beneficios antes de intereses e impuestos de 774 millones de dólares, un 75 % de aumento.

La unidad de aviones de negocios también disfrutó de un incremento de los ingresos, del 1 %, a 4.994 millones de dólares y unos beneficios antes de intereses e impuestos de 430 millones de dólares, un 9 % más que en 2017.

Finalmente la unidad de aeroestructuras y servicios de ingeniería ingresó un 21 % más, 1.953 millones de dólares, y tuvo unos beneficios antes de intereses e impuestos de 146 millones, un crecimiento del 80 %.

En conjunto, los ingresos de Bombardier se mantuvieron en el mismo nivel que en 2017, con 16.236 millones de dólares, y su liquidez aumentó un 4 % a 3.187 millones de dólares.

Alain Bellemare, presidente y director general de Bombardier, afirmó en un comunicado que "2018 fue un año de progreso solido. Seguimos fortaleciendo nuestra empresa y estableciendo sólidos cimientos para el crecimiento".

Bellemare añadió que "los riesgos de nuestros principales programas han desaparecido, nuestro ciclo de fuertes inversiones ha pasado y nuestras franquicias están bien posicionadas para el crecimiento".

Hoy, tras la apertura del mercado de valores de Toronto, las acciones de Bombardier, que en 2015 estuvo cerca de solicitar la suspensión de pagos por sus problemas financieros, subían un 6,77 % y cotizaban a 2,68 dólares canadienses (unos 2,01 dólares estadounidenses).