EFEWashington

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó este martes levemente las previsiones de crecimiento global de este año al 5,9 %, una décima menos que hace tres meses, debido a la variante delta del coronavirus y a los problemas en las cadenas de distribución mundiales.

"La recuperación continúa, pero el impulso se ha debilitado, lastrado por la pandemia", señaló la economista jefe del Fondo, Gita Gopinath, en el informe "Perspectivas Económicas Globales", que dejó sin cambios las previsiones mundiales para 2022 en el 4,9 %.

Estados Unidos, con un crecimiento estimado del 6 %, y China, con uno del 8 %, siguen como los grandes motores de la economía mundial este año, aunque en ambos casos el organismo redujo las estimaciones previas un punto porcentual en el caso estadounidense y una décima en el chino.

En concreto, el Fondo indicó que la rebaja en EE.UU. obedece a "una moderación del consumo en el tercer trimestre del año y a las alteraciones en la cadena de suministros", mientras que en el gigante asiático responde a una retirada de la inversión pública "más rápida de lo esperado".

INFLACIÓN, RIESGO EN ALZA

El Fondo reconoció el rápido auge en los precios en gran parte del mundo, y lo vinculó con estas alteraciones en las cadenas de valor globales, pero insistió en que prevé que se moderen progresivamente a partir de comienzos de 2022.

Según sus cálculos, la inflación en las economías avanzadas cerrará este año con una media del 3,6 %, para luego reducirse hasta el 2 % a mediados de 2022.

Para las economías emergentes, el repunte de precios será más agudo, con una inflación media del 6,8 % a finales de este año, antes de moderarse paulatinamente hasta el 4 % a mitad del próximo.

"Aunque la política monetaria puede mirar más allá de aumentos transitorios en inflación, los banqueros centrales deberían estar preparados para actuar rápidamente si las expectativas de alza en la inflación se vuelven más sustanciales en esta recuperación inexplorada", sostuvo Gopinath en una rueda de prensa.

PREOCUPANTES DIVERGENCIAS ENTRE AVANZADOS Y EMERGENTES

Gopinath remarcó que hay "grandes divergencias" en la evolución económica tras la pandemia, en gran parte como reflejo del diferente acceso a las vacunas entre países avanzados y en desarrollo, lo que supone un motivo de "preocupación".

"Mientras que más del 60 % de la población en economías avanzadas está vacunada con la pauta completa y algunos están ya recibiendo dosis de refuerzo, cerca del 96 % de la población en los países de bajos ingresos sigue sin estar vacunada", advirtió la economista india.

De hecho, las economías avanzadas recuperarán sus niveles previos a la pandemia en 2022, mientras que las economías en desarrollo, exceptuando a China, tendrán que aguardar varios años más para retomarlos.

Por países, la India volverá a ser la economía con un mayor crecimiento, con una tasa del 9,5 % en 2021, y sin cambios respecto a las previsiones de julio.

Japón, por su parte, crecerá un 2,4 % este año, cuatro décimas menos de lo esperado; Rusia lo hará un 4,7 %, tres décimas más de lo anticipado; y Sudáfrica un 5 %, un punto porcentual más de lo previsto tres meses atrás, según las proyecciones del Fondo.

La asamblea anual del FMI y el Banco Mundial (BM), el gran foro de líderes económicos mundiales, se vuelve a celebrar de manera mayoritariamente virtual, y cuenta con la participación de varios ministros y banqueros centrales para algunas de las reuniones de más alto nivel.

De nuevo, los ejes son la recuperación tras la pandemia, la aceleración de las políticas económicas para encarar la emergencia climática y la necesidad de ampliar el acceso a las vacunas para los países en desarrollo.