EFEWashington

El Fondo Monetario Internacional (FMI) detalló este viernes que el acuerdo alcanzado con Argentina incluye un "sendero" para la consolidación fiscal con el objetivo de mejorar "de manera gradual y sostenible" las finanzas públicas y reducir el financiamiento monetario.

Ese "sendero" para la consolidación fiscal también permitirá aumentar el gasto en infraestructura, ciencia y tecnología, y protegerá programas sociales específicos.

El Fondo ofreció en un comunicado esos detalles sobre el entendimiento que ya anunció a primera hora el presidente de Argentina, Alberto Fernández, para refinanciar el préstamo de más de 44.000 millones de dólares que el organismo otorgó al país en 2018, cuando gobernaba el liberal Mauricio Macri.

Ambas partes, según explicó el FMI, acordaron incluir en el acuerdo una "estrategia" para reducir los subsidios a la energía de manera progresiva.

También se llegó a un entendimiento sobre el marco para la implementación de una política monetaria como parte de un "enfoque múltiple" para enfrentar la alta inflación en Argentina.

Ese marco tendrá como meta asegurar "tasas de interés reales positivas" para respaldar el financiamiento interno y fortalecer la estabilidad, indicó el organismo.

Justo después de que Fernández anunciara este viernes el acuerdo, la prima de riesgo de Argentina descendió un 3,8 % y el principal indicador de la Bolsa de Buenos Aires subió en torno a un 4,20 %.

El comunicado del FMI está firmado por la subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, y por el jefe de misión para Argentina, Luis Cubeddu, que han jugado un papel crucial en la negociación.

En la nota, sin ofrecer muchos detalles, explicaron que también se ha acordado que "el apoyo financiero adicional de los socios internacionales de Argentina" ayudaría a reforzar la resiliencia externa del país y sus esfuerzos para asegurar un crecimiento "más inclusivo y sostenible".

En las próximas semanas, el personal técnico del FMI y las autoridades argentinas tienen previsto continuar su trabajo para llegar a un acuerdo a nivel de personal técnico.

El acuerdo final, como siempre en estos casos, estará sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI.

El anuncio del acuerdo llega tras meses de intensas negociaciones, marcadas por la necesidad del Gobierno argentino de extender los plazos de pago en medio del complicado escenario económico.

El país arrastra desde hace cuatro años menguadas reservas en el Banco Central, alta inflación, una acelerada devaluación y el convencimiento del Ejecutivo de lograr un acuerdo que no conlleve ajustes que lastren el crecimiento.