EFELa Paz

El presidente de Bolivia, Luis Arce, envió al Legislativo un proyecto de ley para la devolución de una parte de los aportes a los fondos de pensiones para "mitigar" los efectos de la pandemia de la covid-19 en la economía, una promesa que hizo durante la campaña electoral en 2020.

Arce hizo el anuncio este martes en un mensaje en Twitter en el que señaló que su Gobierno envió "a la Asamblea Legislativa Plurinacional un proyecto de ley para la devolución de un porcentaje de los aportes" que se hacen a las administradoras de fondos de pensiones (AFP).

"El objetivo es mitigar los efectos económicos de la pandemia. Queremos beneficiar a la mayor parte de la población aportante", justificó el mandatario sin dar mayores detalles sobre el porcentaje mencionado, o el proyecto en sí.

En septiembre pasado, durante la campaña electoral, Arce anunció que iba a enviar una propuesta en ese sentido al Parlamento, controlado por su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS).

La propuesta que expuso entonces buscaba beneficiar directamente a quienes aportaron hasta unos 14.367 dólares al fondo de su jubilación, con la posibilidad de retirar el 10 por ciento de ese aporte mediante dos retiros que deberán realizarse en el espacio de tres meses de las AFP.

Con esta medida, que sigue varios pasos que aplicó Chile en su momento contra la pandemia, Arce esperaba inyectar unos 1.200 millones de dólares a la demanda interna de Bolivia

La propuesta de usar los aportes a los fondos de pensiones tomó fuerza en los meses previos a las elecciones generales del pasado octubre, incluso con algunas protestas callejeras que reclamaban aquello.

También hubo un pronunciamiento de la Defensoría del Pueblo y una proposición que presentó un entonces senador de la alianza Unidad Demócrata, el partido que respaldó la gestión de la expresidenta interina, Jeanine Áñez.

La medida no es nueva en Suramérica, ya que por ejemplo Chile aprobó un retiro de hasta el 10 por ciento de los aportes en julio pasado y un segundo retiro en diciembre.

La pandemia incidió negativamente en la economía boliviana, que llegó a caer a un 11,1 % hasta el segundo trimestre de 2020 y las autoridades nacionales han previsto que la contracción anual alcanzará un 8,4 % en la gestión pasada.

El Gobierno de Luis Arce, que lleva poco más de dos meses de gestión, ha estado enfocado en aplicar diversas medidas para reactivar la economía nacional.

El anuncio de Arce fue criticado por el político y empresario opositor Samuel Doria Medina, quien consideró en Twitter que esto "se suma a otros medidas irresponsables de su Gobierno" pues debilitará el sistema de pensiones.

El mandatario "parece querer dilapidar la cultura de ahorro que hemos construido en 25 años. En un año habrá pedidos de más devoluciones. Y Arce no podrá pararlos", vaticinó Doria Medina.