EFESídney (Australia)

El mineral de hierro condena a entenderse a Australia y China, el mayor exportador e importador del mundo, respectivamente, de esta materia prima, pese a la creciente tensión comercial entre ambas naciones.

A lo largo del año, Pekín y Camberra han mostrado sus tiranteces con varios choques dialécticos que en los últimos meses han saltado al mercado con la imposición por parte del país asiático de aranceles a la importación de varios productos australianos.

La cebada, el vino, la carne de vacuno o el carbón son algunos de los productos afectados directa o indirectamente por la guerra comercial iniciada por China y que, según expertos australianos, es una represalia por la investigación sobre el origen de la covid-19, que se detectó en la ciudad china de Wuhan, impulsada por Australia.

Sin embargo, hasta ahora, el mineral de hierro, un producto clave tanto para la economía australiana como para la china, se ha quedado al margen del conflicto comercial bilateral.

Australia, que exporta alrededor del 50 % de mineral de hierro del mercado mundial, obtuvo el año fiscal 2019-20 más de 100.000 millones AUD (76.000 millones USD o 62.280 millones EUR) por la exportación de este producto, principalmente al país asiático.

China aglutina la compra del 70 % de la producción mundial de esta materia prima para su industria del acero.

"Dos tercios del mineral de hierro que abastecen a China provienen de Australia, así que será muy difícil que amenace su comercio", dijo a Efe el economista Tim Harcourt, experto en Comercio Internacional de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

EL PRECIO DEL MINERAL DEL HIERRO AL ALZA

Este año el precio del mineral de hierro se ha disparado: en mayo rondaba los 80 USD (65,5 EUR) por tonelada y este mes su precio rondó los 150 USD (123 EUR), lo favorece la recuperación de la economía de Australia tocada a raíz de la pandemia de la covid-19.

Los analistas prevén que el precio se mantenga por encima de los 100 USD (62,30 EUR) durante 2021.

Rod Tyers, economista de la Universidad de Australia Occidental, considera en declaraciones a Efe que el incremento del precio del mineral de hierro se debe en parte al "almacenamiento como medida preventiva a una acción china contra las importaciones de mineral de hierro de Australia".

FUENTES ALTERNATIVAS DE SUMINISTRO

Tyer también advirtió de que habría que tener en cuenta el tiempo en que China pueda tardar "en desarrollar fuentes alternativas de mineral de hierro de calidad, en particular en África, donde las inversiones en la Nueva Ruta de Seda de China se han ido expandiendo".

Su advertencia coincide con una reciente medida aplicada este mes en República del Congo, cuyas autoridades cancelaron las licencias de tres empresas mineras australianas y permitieron a la compañía china Sangha Mining excavar un gran depósito de mineral de hierro de alta calidad en ese país.

El analista australiano Mark Pervan, experto de Maccom Group, apuntó a la cadena pública ABC que sospecha que este movimiento responde al intento chino por diversificar sus fuentes de mineral de hierro de alta calidad.

Para la consultora australiana Deloitte, "China es el cliente clave del mundo, pero Australia es el proveedor clave del mundo. Por eso los analistas han dicho que China no actuaría en contra del mineral de hierro australiano, ya que les costaría mucho", recalcó en un comunicado este mes.

ESCENARIO EXTREMO

El conflicto comercial con China ha provocado una caída del superávit comercial de Australia en noviembre por debajo de 2.000 millones AUD (1.509 millones USD o 1.239 millones EUR), el nivel más bajo desde hace dos años.

Según un análisis, elaborado por Tyers y Yixiao Zhou, académica de la Universidad Nacional Australiana, un hipotético escenario sin ningún tipo de intercambio bilateral de productos entre Australia y China, le costaría al país oceánico un 6 % de su PIB.

Mientras que, en contraste, el impacto sería mucho más bajo para China, ya que ese hipotético escenario solo le costaría un 0,5 % de su PIB.

El conflicto comercial "está afectando muy poco a China, ya que puede reorientar fácilmente sus importaciones, como las agrícolas desde América", agregó Tyers.

Aunque el economista advierte también del peligro de que Pekín "se sienta políticamente obligada a reducir las importaciones de mineral de hierro de Australia antes de que se disponga de sustitutos fiables".

A pesar del nerviosismo en Australia frente a las tensiones comerciales con China, Harcourt cree que este conflicto "empeorará al principio en 2021, pero después se calmará porque China necesita a Australia y Australia necesita a China".

China es el principal socio comercial de Australia y con un intercambio bilateral valorado en 252.000 millones de dólares australianos (191.343 millones USD o 156.681 millones EUR) en 2019, según datos oficiales que apuntaron que las exportaciones a China crecieron un 23,4 por ciento durante este periodo.