EFELima

La mayor fabricante de telas del Perú, Nuevo Mundo, busca la fórmula para producir bluyines de manera sostenible y así abrir nuevos mercados en Estados Unidos, mediante su alianza con Denim City, considerada la primera escuela de esta prenda en el mundo, según explicó a Efe su director gerente, Boris Schwartzman.

"Uno de los pilares sobre los cuales ha sido construido Denim City es el tema de la sostenibilidad, buscando poder hacer un denim (tela del bluyín) y una prenda de "jean" que sea más amigable con el medioambiente, y por lo tanto, utilizar menos agua y menos productos químicos", explicó el empresario textil.

La organización Denim City, creada en Amsterdam, alberga una gran cantidad de empresas vinculadas a la producción de bluyines con el objeto de reducir el impacto ambiental de esta industria.

Schwartzman afirmó que, en sus 70 años de actividad en Perú, Nuevo Mundo ha ido "reinventándose hasta encontrarse hoy en día con una empresa que ofrece muchísimas cosas, y nos vimos mucho como Denim City porque tomó un protagonismo en la parte de educación, en cuanto a tendencias, confección y lavanderías".

Perú produce anualmente 30 millones de metros de denim, pero exporta sólo 2,5 millones de metros principalmente a Suramérica.

Los principales mercados de Nuevo Mundo son Ecuador, Colombia, Argentina y Bolivia, y en los últimos seis años esta empresa ha invertido 25 millones de dólares en renovación de maquinaria para competir con las empresas asiáticas y producir 90 tipos de denim.

Para convencer a Denim City de que su apuesta por la sostenibilidad era real y que debían apoyarlos, Nuevo Mundo mostró el algodón sostenible, exportado de Estados Unidos, que usan en sus telas, así como el índigo libre de anilina con que tiñen el denim.

"Trabajamos muchos meses con el apoyo de la compañía Lycra, todos los productos que tienen elasticidad son hechos con Lycra, y tuvimos el apoyo de Archroma que son los principales fabricantes de índigo para teñir las telas y hacer el denim", relató el ejecutivo.

Con el apoyo de ambas empresas, Denim City aceptó venir al Perú para dictar, la próxima semana, ocho cursos sobre tendencias, sostenibilidad y técnicas de confección a los profesionales vinculados a la industria textil en Lima.

En la producción del denim y la confección del tejano hay una parte importante del proceso que implica el lavado de la tela, en el cual hay un alto uso de agua.

Schwartzman señaló que las lavanderías que están en este proceso deben estar dispuestas a hacer una inversión alta para poder producir una línea sostenible.

"Hoy en día hay empresas que fabrican maquinaria para lavar 'jeans', donde se está ahorrando más de la mitad del agua que se usa para el proceso, pero eso conlleva una inversión por parte de las lavanderías", anotó.

El objetivo final de Nuevo Mundo es tratar de "entrar al mercado norteamericano, produciendo prendas de 'jean', haciendo una asociación virtual con alguien que tenga una de las grandes plantas de confección para ir a las grandes marcas de Estados Unidos", afirmó el también gerente comercial de la firma.

"Esas marcas van a pedir que Nuevo Mundo pueda entregarles eventualmente la línea sostenible que ya estamos trabajado por el lado de la tela", anotó.

El denim de la línea ecológica desarrollado por la compañía está siendo utilizado en prendas para bebés y niños, un nicho del mercado donde los vendedores saben que los clientes "van a pagar la diferencia".

"La línea ecológica de Nuevo Mundo es una de las líneas que más nos entusiasma porque sentimos que tenemos muchísima responsabilidad de poder llevar este cambio, de ser los impulsores del cambio", expresó el empresario.

Mónica Martínez