EFENueva York

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este lunes con un retroceso del 0,04 %, hasta 70,88 dólares el barril, a pesar de haber registrado claras subidas durante buena parte del día gracias al aumento de la demanda.

Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en julio perdieron 3 centavos con respecto al cierre de la jornada anterior.

El crudo de referencia en EE.UU. había abierto la sesión con claros avances, llegando a sus niveles más altos desde octubre de 2018, gracias al optimismo por la reapertura económica en Europa y Estados Unidos y el consiguiente incremento de la demanda de combustibles.

Al final, el precio del barril acabó prácticamente plano, pero los analistas siguen viendo señales alcistas en el mercado.

"La libertad de movimiento de personas está aumentando en Estados Unidos y en Europa en particular, donde un relajamiento de las restricciones de la covid-19 ha hecho crecer el tráfico por carretera y aéreo. Las menores restricciones fronterizas, sobre todo en Europa, han impulsado la aviación internacional", destacó en una nota la analista Louise Dickson, de la firma Rystad Energy.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) indicó el viernes pasado en su informe mensual que la demanda global de petróleo se está recuperando a un fuerte ritmo en junio y estimó que volverá a niveles precrisis a finales de 2022.

Asimismo, la AIE insistió en que la OPEP debe abrir más sus grifos porque, a menos que haya cambios en las políticas energéticas, a finales del año próximo el mundo absorberá 100,6 millones de barriles diarios frente a los 82,9 millones en el segundo trimestre de 2020, en el momento más agudo de la crisis.

A ese crecimiento de la demanda se suma la temporada de mantenimiento en explotaciones petroleras de Canadá y el mar del Norte, que suele hacer subir los precios.

Además, algunos analistas apuntan a que las subidas están también relacionadas con las crecientes inversiones de Wall Street en energías limpias, que algunos inversores creen pueden reducir el capital destinado a la extracción petrolera y así crear carencias y precios más altos.

Por su parte, los contratos de gasolina con vencimiento en julio descendieron algo más de un centavo hasta los 2,17 dólares el galón, mientras que los de gas natural para entrega el mismo mes sumaron casi 6 centavos hasta los 3,35 dólares por cada mil pies cúbicos.