EFENueva York

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este martes con un descenso del 0,4 % hasta 71,65 dólares el barril, pendiente de la Reserva Federal y los datos de reservas.

Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en septiembre restaron 26 centavos con respecto al cierre de la sesión anterior.

El crudo de referencia en Estados Unidos enlaza su segunda jornada consecutiva a la baja, aunque lejos de la volátil semana pasada, en la que influyó el temor por la propagación de la variante delta del coronavirus.

Este martes, el mercado ha estado pendiente de la posibilidad de que las autoridades sanitarias de EE.UU. recomienden a personas completamente vacunadas llevar mascarilla en algunas situaciones.

EE.UU. volvió a incluir ayer a España y Portugal en su lista de países a los que recomienda "no viajar" debido al empeoramiento de la pandemia, lo que ha generado preocupación por la recuperación del turismo.

Mientras tanto, los expertos señalan que la vista está puesta en la reunión de política federal de la Reserva Federal, que concluye el miércoles, y los datos de inventarios de petróleo nacionales.

Esta tarde, el Instituto Americano del Petróleo, patronal del sector, ofrecerá su lectura semanal sobre las reservas de crudo y mañana ofrecerá sus datos oficiales la Administración de Información Energética (EAI, por su sigla en inglés).

"Se espera que la EAI reporte un descenso de 3,4 millones este miércoles, un número que podría dar un buen impulso a los precios del crudo de cara a los grandes resultados trimestrales previstos tras el cierre (de la bolsa)", señaló Craig Erlam, de la firma Oanda.

Pese a la inquietud por el incremento de contagios de coronavirus en varios países, los inversores parecen confiar en que las vacunaciones eviten nuevas restricciones y se cumplan las previsiones de demanda.

Entretanto, muchos expertos creen que el mercado seguirá ajustado y habrá escasez de suministro pese a la decisión de la alianza OPEP+ de abrir los grifos de su producción progresivamente hasta finales de año.

Según analistas de ANZ Research, los datos de tráfico por carretera en varias grandes regiones "sugieren que el aumento de infecciones está teniendo un impacto mínimo" sobre los precios del "oro negro".

Por su parte, los contratos de gasolina con vencimiento en agosto subieron menos de 1 centavo y terminaron en 2,31 dólares el galón, mientras los de gas natural para entrega en el mismo mes restaron 13 centavos hasta los 3,97 dólares por cada mil pies cúbicos.