EFENueva York

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este viernes con una fuerte subida del 3,5 % y se situó en 66,09 dólares el barril, despidiendo la semana con una revalorización de más del 7 % tras la decisión de la alianza OPEP+ de mantener sin grandes cambios sus recortes de producción.

Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en abril sumaron 2,26 dólares con respecto al cierre del día anterior.

El crudo de referencia estadounidense, que ya avanzó un 4 % la semana pasada, se ha situado en niveles no vistos desde abril de 2019 después del acuerdo sorpresa de la reunión ministerial que celebraron ayer los países de la OPEP y sus aliados.

Los grandes productores decidieron continuar con sus niveles de producción de marzo para el mes de abril, con las excepciones de Rusia y Kazajistán, que harán un incremento de 130.000 y 20.000 barriles diarios, respectivamente.

Los expertos esperaban una relajación de los recortes de producción pactados por el cártel petrolero, lo que hubiera supuesto un incremento de hasta 1,5 millones de barriles diarios.

Arabia Saudí, que llamó a la "cautela", sorprendió dejando fuera del mercado de nuevo el millón de barriles diarios que ha retirado en febrero y marzo pese a la fuerte subida de los precios durante ese tiempo, que ha favorecido su vuelta a niveles prepandemia.

El precio del Texas recibió impulso también de los datos de empleo mejores de lo esperado en EE.UU. en febrero, que "muestran que los estadounidenses están cerca de los comportamientos prepandemia que llevarán a una fuerte demanda de crudo", explicó el analista Ed Moya, de la firma Oanda.

Algunas instituciones financieras, como Goldman Sachs, ya han revisado al alza sus objetivos del precio del barril por encima de los 70 dólares para los próximos meses, aunque otros expertos advierten que la incertidumbre a corto plazo puede llevar a una corrección.

Por su parte, los contratos de gasolina con vencimiento en abril subieron casi 7 centavos hasta 2,06 dólares el galón y los de gas natural para entrega el mismo mes bajaron casi 5 centavos hasta 2,70 dólares por cada mil pies cúbicos.