EFESao Paulo

El producto interno bruto (PIB) de Brasil, la mayor economía de Suramérica, se hundirá en 2020 un 6,25 % impactado por la pandemia del coronavirus, según la última previsión del mercado financiero divulgada este lunes.

Esta es la decimosexta caída consecutiva del indicador, elaborado por el Banco Central y que la semana pasada señalaba una recesión del 5,89 % para este año en el país suramericano.

Hace un mes, el pronóstico de los analistas consultados por el emisor brasileño era de una caída del 3,76 %.

El desplome de la economía evidencia los devastadores efectos del COVID-19, que hasta este domingo dejaba en Brasil cerca de 30.000 muertes y más de medio millón de contagios.

El pico de la pandemia aún parece lejos, pues se espera que llegue entre este mes y el siguiente.

El dato del mercado financiero es aún peor que el último divulgado por el Gobierno de Brasil, que en mayo estimaba un desplome del 4,7 % del PIB.

También supera en casi un punto la estimativa del Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé una caída del 5,3 %.

La histórica recesión a la que se encamina la economía brasileña empezó a sentirse ya en el primer trimestre, cuando se contrajo un 1,5 % frente a los últimos tres meses de 2019 y aún sin reflejar de forma completa los impactos negativos de la paralización de las actividades con motivo de la pandemia.

Por el contrario, los analistas aumentaron levemente la estimativa para la inflación hasta el 1,65 % frente al 1,53 % calculado hace una semana.

Asimismo, mantuvieron su pronóstico de crecimiento para 2021 y 2022, que será del 3,50 % y 2,50 %, respectivamente.

Antes de la irrupción del COVID-19, la mayor economía de Suramérica aún se recuperaba de la crisis económica vivida entre 2015 y 2016, cuando se retrajo alrededor de 7 puntos porcentuales.

En los tres años siguientes encadenó resultados positivos, pero discretos, al sobrepasar ligeramente el 1 %.