EFESantiago de Chile

El producto interior bruto (PIB) de Chile creció en el segundo trimestre de este año un 1 % respecto a los tres meses previos pese a una grave segunda ola de covid-19 que se extendió hasta junio y obligó a decretar extensas cuarentenas, informó este miércoles el Banco Central.

"El crecimiento en el resultado con ajuste estacional fue explicado por la actividad comercial y la minería", informó el ente emisor.

Con respecto al mismo período del año anterior, el crecimiento fue de un histórico 18,1 %, en gran medida por la baja base de comparación con el segundo trimestre de 2020, cuando el país vivió la primera ola de la pandemia y la economía se desplomó un 14,1 %.

El alza entre marzo y julio de 2021 se explica por un gran incremento de la demanda interna, del 31,7 % interanual y del 1,6 % respecto a los tres primeros meses del año, "principalmente por el consumo de los hogares, impulsado por las medidas de apoyo económico y el retiro de los fondos previsionales".

Desde el inicio de la pandemia, el Gobierno ha anunciado más de 40.000 millones de dólares en ayudas sociales y, en paralelo, el país aprobó de forma inédita y en tres ocasiones distintas el retiro de un 10 % de los fondos de pensiones para dar liquidez a las familias.

La actividad minera "se aceleró respecto del trimestre anterior y creció 2,8 % interanual" exhibiendo un alza generalizada en sus componentes, donde destacó la producción de minerales no metálicos, agregó el ente emisor.

La producción cuprífera, que representa cerca del 10 % del PIB del país, presentó una variación positiva "gracias a la apertura de una nueva planta de procesamiento y mejores leyes del mineral, aunque un menor personal en faena compensó parcialmente lo anterior".

El metal rojo, del que Chile es principal productor mundial, ha sido clave en la recuperación económica tras la crisis sanitaria y su precio se ha estabilizado al alza, sobre 4 dólares la libra, por las buenas perspectivas sobre la recuperación de la economía mundial.

La industria manufacturera, en tanto, "creció un 16,5 % por las contribuciones en la elaboración de bebidas y tabaco, productos metálicos, maquinaria y en la refinación de combustibles", detalló el comunicado.

En tanto, el país registró un déficit de 2.638 millones de dólares, por una reducción en las exportaciones del 3 % debido menores envíos de bienes manufacturados, y un alza en las importaciones del 39,6 % por los automóviles, productos tecnológicos, y maquinaria industrial, agregó el Banco Central.

A partir de junio, y en paralelo a uno de los procesos de vacunación más exitosos del mundo -que alcanza a más del 82 % de la población objetivo con dos dosis-, la pandemia comenzó a replegarse y ahora el país se encuentra en su mejor momento epidemiológico.

La covid-19, que deja más de 1,63 millones de infectados y 36.400 muertos en el país, hizo caer la economía chilena un 5,8 % en 2020, la peor cifra en cuatro décadas.

El Banco Central aumentó en junio su proyección de crecimiento del PIB en 2021, estimando que oscilará entre el 8,5 % y 9,5 %, un rango en el que se sitúa también el pronóstico de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) para el país, que es del 8 %.