EFESantiago de Chile

La economía chilena se expandió un 7,2 % en el primer trimestre de 2022 comparada con el mismo periodo del año anterior, impulsada principalmente por el comercio y los servicios personales, de transporte y empresariales, informó este miércoles el Banco Central.

"En contraste, los sectores que retrocedieron fueron la minería, la actividad agropecuario-silvícola y la pesca", agregó el emisor en su Informe de Cuentas Nacionales.

La variación del PIB es más de medio punto menos a lo que esperaban los mercados, mientras que el PIB desestacionalizado entre enero y marzo bajó un 0,8 %.

Tras un rebote histórico del PIB del 11,7 % en 2021, la mayor expansión en cuatro décadas, la economía chilena está dando señales de enfriamiento y registra una inflación inédita desde la década de 1990.

Durante los tres primeros meses del año, la demanda interna aumentó un 13 %, empujada por el consumo de los hogares, mientras que la formación bruta de capital fijo (inversión) registró una expansión de 8,8 %, "incidida tanto por la inversión en maquinaria y equipo como por el componente de construcción y otras obras", explicó el banco.

Respecto del comercio exterior de bienes y servicios, las exportaciones se redujeron 1,4 %, principalmente por menores envíos de cobre y frutícolas.

Las importaciones, por su parte, aumentaron 17,5 %, destacando la llegada de maquinaria y equipo, combustibles y vestuario.

El ingreso nacional bruto disponible real creció un 9,6%, un aumento mayor al observado en el PIB debido a una mejora en los términos de intercambio, mientras que el ahorro bruto total ascendió a 27,4 % del PIB en términos nominales.

El Gobierno de Chile rebajó a principios de mayo su previsión de crecimiento para 2022 del 3,5 % calculado en enero por la Administración anterior al 1,5 %, y subió hasta el 8,9 % su estimación de inflación acumulada a doce meses para finales de año.