EFESantiago de Chile

La Cámara de Diputados y Diputadas de Chile aprobó este martes el polémico proyecto que busca permitir por cuarta vez a los ciudadanos retirar de modo anticipado el 10 % de los fondos de pensiones, medida resistida por el Gobierno que ahora avanza al Senado para su segundo trámite legislativo.

Con 94 a favor, 39 en contra y 9 abstenciones, la iniciativa presentada por parlamentarios de oposición logró el quórum necesario por un voto de diferencia -se necesitaban 93 para visarla- y contó con el apoyo de diputados oficialistas pese a las presiones de su sector.

"La noticia debe ser positiva (...) Luchamos contra la derecha económica, empresarial, el Gobierno que puso todas sus huestes para convencer a los diputados en contra, luchamos contra los capitales", señaló el parlamentario opositor Marcos Ilabaca al término de la sesión.

Por su parte, en medio del debate en el hemiciclo ubicado en la ciudad de Valparaíso, la diputada opositora Karol Cariola destacó que "aquellos que han tratado de buscar distintos argumentos para oponerse al retiro en elementos de la economía, hoy incluso no tienen en los economistas una opinión común".

DESORDEN EN EL OFICIALISMO

El estrecho resultado de la votación, que se anticipaba compleja, se explica por cambios de último minuto, indecisiones y abstenciones tanto en el oficialismo como en la oposición.

En total fueron 18 los parlamentarios oficialistas que entregaron su apoyo al proyecto, pese a que tanto el presidente chileno, Sebastián Piñera, como varios de sus ministros hicieron llamados explícitos a rechazarlo.

"A pesar de las presiones, he sido de los pocos diputados de mi sector que siempre ha votado a favor de los retiros (...) debido a la ausencia de ayuda en los primeros meses,la gente empezó a acumular deudas, y con este cuarto retiro podrá pagarlas", dijo el diputado de Renovación Nacional, Eduardo Durán.

El independiente y ex Unión Demócrata Independiente, Álvaro Carter, también se plegó al proyecto declarando que si bien no es una buena política pública deben "tratar a los chilenos como adultos, no como incapaces que la élite les dice cómo actuar".

En tanto, la parlamentaria del Partido Humanista y una de las impulsoras del proyecto, Pamela Jiles, agradeció a los "valientes diputados de la derecha que no cedieron a las presiones de Piñera, que fueron amenazados y presionados".

ACUSACIONES DE "INCONSISTENCIA" AL EJECUTIVO

El debate, aparte de repasar las condiciones económicas y sociales que motivaron los tres primeros retiros a razón de la crisis derivada de la pandemia, estuvo marcado por las fuertes críticas en contra de ministros de Gobierno que reconocieron haber sacado su 10 % pese a rechazar públicamente la medida.

"Lo más escandaloso de este debate es lo que supimos hace pocos días que algunos de los mayores opositores de los retiros hicieron uso del recurso. Falta que habla el candidato. Lo que uno podría decirle, es que si quiere ser Presidente de Chile, es que diga la verdad (...)", apuntó el diputado del Partido Comunista Daniel Nuñez.

Sus dichos hacen referencia a los ministros Rodrigo Cerda (Hacienda) y Carolica Schmidt (Medio Ambiente) que, siendo activos detractores de retirar fondos de pensiones, lo hicieron tras la aprobación del primer proyecto.

PREOCUPACIONES ECONÓMICAS

A mediados de agosto, el presidente del Banco Central anticipó que la consecuencias del cuarto retiro pueden tener efectos "extremadamente graves", considerando que la cantidad de circulante podría "recalentar la economía" del país.

El organismo actualizó a comienzos de este mes sus estimaciones para la inflación acumulada en un año situándola en un 5,7 % , según su último Informe de Política Monetaria (IPoM).

Desde la llegada de la covid-19 se han aprobado tres retiros del 10 %, el primero hace poco más de un año, que hasta ahora ha supuesto un desembolso de más de 50.000 millones de dólares para entidades que gestionan estos dineros, las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), organismos privados que mueven esos recursos en el mercado financiero.