EFEBuenos Aires

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, mantuvo este jueves una conversación con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, en la que acordaron seguir trabajando en un programa para refinanciar la deuda de 44.000 millones de dólares que el país tiene con el organismo.

Según informaron fuentes oficiales argentinas, el diálogo se produjo a través de videoconferencia, con el mandatario desde su residencia presidencial, en la localidad bonaerense de Olivos.

"Ambos coincidieron en que se continuará trabajando en un programa apoyado por el organismo multilateral y diseñado y conducido por la Argentina", señalaron la fuentes.

Durante la conversación se remarcó la importancia de la recuperación económica -Argentina lleva en recesión desde 2018, con alta inflación, elevados niveles de pobreza y una pesada deuda externa que el Gobierno de Fernández ya logró reestructurar- como condición necesaria para la estabilización.

Pero también la necesidad de poner las cuentas fiscales "en orden a una velocidad que sea consistente con el crecimiento para garantizar la estabilidad de mediano plazo", dijeron las fuentes.

Fernández y Georgieva coincidieron además en que el programa debe estar basado en "supuestos realistas" sobre cómo funciona la economía argentina, y acordaron la necesidad de trabajar, desde lo que se espera sea un renovado multilateralismo, por una "economía mundial más justa e inclusiva".

El presidente ratificó que su país avanzará en esa dirección desde su posición en América Latina y como miembro tanto del G20 como del FMI.

UNA DEUDA DE 44.000 MILLONES

El FMI aprobó a mediados de 2018 conceder un préstamo a Argentina, entonces gobernada por el conservador Mauricio Macri (2015-2019) por alrededor de 56.300 millones de dólares, después de que una brusca fuga de capitales acelerara la devaluación del peso y provocara fuertes desequilibrios en la economía nacional.

Con la victoria de Alberto Fernández en las elecciones de octubre de 2019, el nuevo Gobierno declinó aceptar más fondos que los 44.000 millones ya recibidos hasta ese momento, y anunció conversaciones con el FMI para llegar a un acuerdo de cara a dilatar la devolución del crédito.

Fernández, que ya en campaña fue crítico con las recetas del FMI y culpó al organismo de ser uno de los responsables de la crisis, advirtió que propondría un acuerdo de pago de la deuda pero "sin más ajuste".

Ya a finales de agosto de 2020, Argentina pidió formalmente en una carta dirigida al FMI el inicio de las negociaciones y en noviembre una misión del Fondo viajó a Buenos Aires para comenzar las conversaciones formales para renegociar el programa previo.