EFERío de Janeiro

El presidente de la estatal brasileña Eletrobras, Wilson Ferreira Jr, dijo hoy que está "optimista" con el proceso de privatización de la mayor empresa de energía del país, el cual espera se realice este año y para lo cual los próximos meses serán "fundamentales".

"Soy optimista. Hay entendimientos en las esferas del Gobierno y en el Congreso para eso", aseguró Ferreira en declaraciones a periodistas luego de dar a conocer el resultado financiero de la compañía en el primer trimestre de 2018.

Eletrobras, la mayor empresa de energía de Brasil, obtuvo un beneficio neto de 56 millones de reales (unos 15,3 millones de dólares) en el primer trimestre de 2018, lo que supone una caída del 96 % con respecto al mismo período del año pasado.

Según Ferreira, las seis distribuidoras controladas por Eletrobras que están en vías de privatización y que tenían subasta prevista para finales de mayo, ahora deberán ser vendidas a mediados de junio, fecha en la que se espera el informe del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) que autorice su subasta.

Ferreira también se manifestó sobre el Programa de Dimisión Consensual (PDC) que se implementó durante el primer trimestre del año cuyos resultados quedaron por debajo de lo esperado, lo que obliga a Eletrobrás a abrir un nuevo programa hasta julio de este año.

De acuerdo con el directivo, esto se dio porque algunos de los empleados percibieron que la privatización podría frenarse, hecho que fue descartado por el Ejecutivo.

"Una parte de la no adhesión (al PDC) son personas que percibieron la posibilidad de que no se produjera la privatización, pero estamos bastante optimistas, (la privatización) va al frente", aseguró.

Eletrobras registró unas ganancias de 1.378 millones de reales (unos 378 millones de dólares) entre enero y marzo de 2017, de acuerdo con su balance de resultados.

El presidente Michel Temer, cuyo mandato termina el próximo 1 de enero de 2019, presentó a principios de año un proyecto de ley que establece las reglas para la privatización de la empresa, que previsiblemente se realizará mediante un aumento de su capital social con la oferta de nuevas acciones en bolsa.

El Ejecutivo aspira a obtener algo más de 12.000 millones de reales (unos 3.300 millones de dólares) con la venta del control de Eletrobras, según afirmó recientemente el ministro de Hacienda, Eduardo Guardia.

La privatización de la compañía energética fue anunciada a mediados del año pasado en el marco de un severo programa de ajustes destinado a acabar con el elevado déficit fiscal.

Eletrobras es el mayor grupo de generación de América Latina, con una capacidad instalada equivalente a un tercio del total del país y líder en transmisión, con cerca de 61.000 kilómetros de líneas.